Los trabajadores que actualizan su sueldo con el IPC caen un 77% en la crisis

Las cláusulas de garantía salarial han sido durante años uno de los principales –si no el principal– caballo de batalla de los sindicatos en las negociaciones salariales de sectores y empresas. De hecho, los acuerdos anuales de negociación colectiva que patronal y sindicatos retomaron en 2001 incluían todos ellos la inclusión de estas cláusulas en la fórmula general para fijar los salarios que aconsejaban a los negociadores de todos los ámbitos. Fue uno de los principales logros sindicales en esta materia, ya que los empresarios han intentado año tras año eliminar estas garantías.

 

Finalmente, la crisis se ha impuesto a la hora de negociar los salarios y las cláusulas de revisión salarial que garantizan el mantenimiento del poder adquisitivo cada vez protegen a menos trabajadores. Según los datos de 2013, último año cerrado de negociación colectiva, un total de 1.723.783 asalariados tenían una cláusula para actualizar sus salarios con la inflación.

 

Si se compara con los 7,6 millones de empleados que tenían esta garantía en diciembre de 2007, antes del inicio de la crisis, supone que el colectivo de trabajadores su poder adquisitivo garantizado ha caído un 77,4%.

 

Otra forma de medir esta pérdida es observar el porcentaje de trabajadores con convenio que tiene estas cláusulas que han pasado del entorno del 50% en la década de los 2000 al 30% actual.

 

El bajo nivel de los precios, –que incluso han caído en la mayoría de los meses del último año– es, sin duda, una de las principales causas del relajo operado entre los negociadores sindicales a la hora de exigir la incorporación de estas cláusulas a los convenios. Así, el pasado año estas cláusulas ni siquiera se activaron en la inmensa mayoría de los casos, ya que el incremento salarial medio pactado fue del 0,53% y el IPC cerró el 0,3%.

 

Si bien esta no es la única causa, ya que en el acuerdo de negociación colectiva para 2012-104, vigente hasta el próximo mes de diciembre, los sindicatos ya accedieron a cambiar las tradicionales cláusulas de garantía salarial en función del IPC, permitiendo que la referencia de la actualización salarial fuera el IPC armonizado de la zona euro si era inferior al español, tal y como habían demandado durante años los empresarios. O abriendo la puerta a una actualización del IPC sin combustibles en función del precio del petróleo de cada año.

 

Costes laborales contenidos

En cualquier caso, este cambio en la negociación salarial ha contribuido a contener los costes laborales, junto a la política de moderación salarial pactada por los agentes sociales e impuesta por la situación de crisis económica.

 

Así, ayer se supo que el coste que pagan los empresarios por cada trabajador subió en España un 0,1% en el segundo trimestre de 2014, frente al mismo periodo del año anterior. Así, el salario medio en estos meses ascendió a 1.929,58 euros, tras estancarse un 0% en el trimestre. Al tiempo los costes no salariales cayeron un 0,5%, como consecuencia fundamentalmente del retroceso de las indemnizaciones por despido.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación