Resumen de Prensa Semanal

Semana 41

08/10/2012 al 14/10/2012

Ver otras semanas

Los trabajadores públicos cobrarán un 50% menos si enferman

lavanguardia.com, 05/10/2012

El recorte entrará en vigor a partir del 15 de octubre y afecta también al personal docente y sanitario, el más expuesto a contagios

 

Ni una intervención quirúrgica de urgencia, ni un ataque de apendicitis, ni una tuberculosis, ni siquiera un cáncer. Cualquier empleado público, ya sea maestro, médico, enfermera o auxiliar de geriatría, que caiga enfermo dejará de percibir un 50% de su retribución salarial durante los tres primeros días que cause baja y desde entonces hasta el vigésimo día, un 25%. Y es que a partir del 15 de octubre empezará a aplicarse el artículo 9 del Real Decreto 20/2012 aprobado por el Ejecutivo español. La norma abre la puerta a que los gobiernos autonómicos complementen desde el inicio de la baja la prestación que corre a cuenta de la Seguridad Social hasta alcanzar el 100% de la retribución siempre que esté “debidamente justificado”.

Tras conocerse el decreto en agosto, los sindicatos y la Administración catalana se sentaron a negociar con el fin de estudiar de qué modo se materializaría la nueva ley. “Hemos intentado conseguir los topes máximos fijados por el decreto, ya que de no haber llegado a un acuerdo, los empleados públicos se hubieran quedado sin sueldo los tres primeros días de la incapacidad temporal, cobrarían un 60% del cuarto al vigésimo día y un 75% hasta la fecha en que volvieran a incorporarse al trabajo”, explica Sílvia Cegarra, coordinadora del sector Generalitat de la Federación de Servicios de la Ciudadanía de CC.OO. Cegarra hace referencia a las prestaciones que cubre el Régimen General de la Seguridad Social al que se acogen miles de trabajadores en España y lo que hubiera entrado en vigor si no se hubiera llegado a un pacto con el Ejecutivo catalán.

 

El responsable de la Generalitat de UGT, Xavier Casas, asegura que con este nuevo recorte los trabajadores públicos “pasarán a estar en el rango bajo de protección por enfermedad”. Y es que, según este sindicato, firmante también del acuerdo, el 62% de convenios colectivos del sector privado contemplan una cobertura de hasta el 100% del salario en caso de incapacidad temporal.

 
Por su parte, la Generalitat aceptó en la negociación sindical enmendar la ley 5/2012, del 20 de marzo, por el cual los trabajadores públicos que estén de baja más de 90 días cobran un 25% menos de sueldo, incluso en los casos de mujeres embarazadas. “El empeoramiento de estas condiciones no justifica la mejora”, considera Rosa Canyadell, portavoz de USTEC, sindicato de docentes que se ha negado a ratificar el acuerdo.

Los únicos empleados que necesiten una baja laboral a los que el Gobierno catalán no tocará el sueldo son las mujeres embarazadas, las víctimas de violencia de género y los trabajadores que hayan sufrido un accidente laboral, pese a que el decreto considera “debidamente justificados” los casos de hospitalización e intervención quirúrgica. Fuentes del Departamento de Governación y Relaciones Institucionales han declarado a La Vanguardia.com que el motivo por el cual solo se aceptaron estas tres excepciones es porque "hay miles de patologías diferentes y discernir unas de otras podía generar desigualdades de trato y algunas paradojas".

 

Para estudiar posibles excepciones a la regla los sindicatos y la Generalitat han pactado constituir una comisión de expertos, aunque su creación podría retrasarse debido a la disolución del Parlamento por la convocatoria de nuevas elecciones. Esto significa que de entrada solo se conservará la retribución a los empleados públicos que se encuentren en los tres supuestos anteriormente mencionados.

No obstante, el Gobierno catalán y el grupo parlamentario del PSC llevaron el decreto al Consejo de Garantías Estatutarias , en el cual también se reglamenta otras cuestiones, como las incompatibilidades en las retribuciones a ex altos cargos. El dictamen de esta institución de la Generalitat concluyó que la norma “vulnera” las competencias de la Administración catalana. “Es una medida gravísima impuesta desde el Gobierno estatal con muy poca resistencia a la hora de defender a los trabajadores por parte del Ejecutivo catalán, que aplicará el decreto sin contemplaciones”, se queja Xavier Casas.

Docentes y personal sanitario, los más vulnerables
Los sindicatos lamentan que el decreto no tenga en cuenta a los colectivos más expuestos a los contagios, como los médicos, enfermeras, maestros y profesores. Rosa Canyadell sostiene que “las bajas del profesorado son más cortas por este motivo”, por lo que “saldrán más perjudicados”. En este sentido hace hincapié en que esto pueda provocar que los docentes “vayan a clase con virus para evitar ver su sueldo reducido y que contagien a los alumnos”, que las enfermedades y postoperatorios se acaben “complicando” y que la recuperación “sea más larga”. Para Canyadell es “una gran coacción” al profesorado ya que “tendrá que ir a trabajar con fiebre y enfermo”, a lo que se suma el hecho de que a partir de este curso no habrá docente sustituto en las aulas hasta el décimo día de baja del titular de la plaza. A su parecer, esto comporta “un doble ahorro” para las arcas públicas.

Por su parte, Médicos de Catalunya considera que “dentro de la desgracia” es una legislación “más justa” de la que hasta ahora estaba vigente en el territorio catalán – refiriéndose a que desde marzo los empleados públicos que estén más de 90 días de baja cobran un 25% menos, medida que el acuerdo sindical ha logrado eliminar- . “La Administración consigue su objetivo de ahorro perjudicando un poco a todos pero no a los que realmente lo necesitan, el personal con incapacidad temporal de larga duración”, comenta el secretario general del sindicato Francesc Duch.

 

La rebaja salarial a funcionarios en situación de incapacidad temporal se traducirá en un ahorro de 1.023 millones de euros en tres años -183 millones en 2012, 426 millones en 2013 y 414 millones en 2014-, según el Plan Presupuestario enviado a Bruselas como exigencia para conseguir la estabilidad económica en España.

 

 

Indignación en la CEOE con Rajoy por no bajar cotizaciones a las empresas

eleconomista.es, 08/10/2012

La decisión de Mariano Rajoy de excluir, en el último momento, de los Presupuestos de 2013 su prometida rebaja de un punto de las cotizaciones que pagan las empresas a la Seguridad Social ha provocado una viva indignación en el seno de la CEOE.

 

La patronal que preside Joan Rosell se siente engañada. Oficialmente, la respuesta ha sido crítica, pero comedida. Extraoficialmente, los responsables de la Confederación se quejan amargamente del trato que están recibiendo por parte del Gobierno, pese a que esta organización está siendo prácticamente el único "apoyo social" que reciben las duras medidas de ajuste aplicadas hasta ahora por el Ejecutivo.

 

El pasado mes de julio, el Gobierno anunció que compensaría la subida del IVA -que entró en vigor el 1 de septiembre- con un abaratamiento de los costes del empleo. Así, se comprometió a recortar en un punto en 2013 las cotizaciones sociales que pagan los empresarios por sus trabajadores, y en otro punto en 2014. La promesa figuraba entre las líneas maestras de estrategia fiscal para el periodo 2013-2014, que Moncloa envió a Bruselas en julio, y el propio presidente se refirió igualmente a este asunto en una de sus últimas comparecencias en el Parlamento. Fuentes empresariales aseguran que la rebaja estuvo incluida en el borrador de los Presupuestos de 2013 hasta el último segundo.

 

En el último momento, sin embargo, Hacienda comunicó a la CEOE su decisión de retirar el recorte, alegando que el impacto que la medida tendría en las cuentas de la Seguridad Social era inasumible, dadas las actuales circunstancias. El constante recorte de cotizantes, consecuencia del incremento del paro y del envejecimiento de la población, está sometiendo ya a las arcas de la Seguridad Social a un estrés importante, al que se suma el coste que tendrá la desviación de la inflación. Demasiado como para añadir más factores.

 

Los empresarios creen que en el ánimo del Gobierno han pesado también las consideraciones políticas. Cuando se anunció en julio, la rebaja de las cotizaciones fue duramente criticada por los sindicatos y los partidos de izquierdas, que consideraban que ese recorte implicaría inevitablemente una congelación de las pensiones para el próximo ejercicio, si es que no se quería ahondar el déficit que ya de por sí va a sufrir la Seguridad Social. En plena campaña de las elecciones gallegas, consideradas toda una prueba de fuego para las políticas de ajuste que está realizando el PP, la congelación de las pensiones podría suponer todo un mazazo para las aspiraciones del partido conservador.

 

El efecto de la rebaja de cotizaciones no está demasiado claro. En su momento, el Ejecutivo señaló que los empresarios ahorrarían por este concepto 9.000 millones de euros a lo largo de los próximos ejercicios. Para las arcas de la Seguridad Social, la medida supondría un recorte de la recaudación de 1.115 millones de euros para 2013 y otros 3.890 millones en 2014. Desde el PSOE, su portavoz económico en el Congreso y exministro de Trabajo, Valeriano Gómez, elevó estas cantidades a 3.500 millones el año que viene y otros 7.000 millones el siguiente.

 

Los empresarios, que hasta ahora habían sido bastante discretos ante medidas lesivas para sus intereses, como el retoque del Impuesto de Sociedades, reaccionaron con dureza el mismo día en que el Ejecutivo anunció las líneas generales de los Presupuestos de 2013. En un comunicado, la CEOE se quejaba del "manifiesto incumplimiento de la reducción de un punto en las cotizaciones sociales para 2013. Este era un elemento imprescindible para ganar competitividad y reducir los costes del factor trabajo, en línea con las recomendaciones del Consejo Europeo. Por el contrario, la eliminación de bonificaciones en las cotizaciones sociales ha supuesto un incremento de las mismas. Este incumplimiento afecta gravemente a las posibilidades de crecimiento de las empresas".

 

La OIT advierte que bajar la edad de jubilación no reducirá el desempleo juvenil

eleconomista.es, 08/10/2012

Adelantar la edad de la jubilación en las economías desarrolladas que se enfrentan simultáneamente al aumento del paro entre los jóvenes y al envejecimiento de la población no es la solución al desempleo juvenil, según ha afirmado hoy la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

 

"En la práctica, los trabajadores más jóvenes no pueden sustituir fácilmente a los trabajadores mayores. Existe evidencia de que las políticas de jubilación anticipada no han generado empleos para los grupos más jóvenes", analizó el director ejecutivo de la División de Empleo de la OIT, José Manuel Salazar-Xirinachs.

 

Una de las principales razones por las que los jóvenes no pueden sustituir fácilmente a los mayores es porque el número de puestos de trabajos no es estable y cambia en función de las condiciones del mercado laboral", explicó.

 

Esto implica que "un trabajador mayor que se retira no es automáticamente reemplazado por uno más joven", agregó.

 

Por otro lado, un joven no tiene la capacidad de realizar el mismo trabajo que un trabajador mayor que ha ido ganando experiencia a lo largo de su carrera.

Se necesitan incentivos para todas las edades

La OIT defendió que tanto los jóvenes como los mayores necesitan trabajar y, por tanto, no solo hay que apoyar campañas en favor del empleo juvenil, sino que también se debería incentivar el trabajo en el colectivo de más edad.

 

Para ello, la organización recomendó políticas que promueven el empleo entre las personas mayores, como capacitación para los trabajadores en la etapa final de sus carreras, formación para los desempleados mayores, incentivos destinados a promover el empleo a edades avanzadas y campañas de sensibilización para combatir los estereotipos sobre el envejecimiento.

 

"Sin embargo, debe quedar claro que prolongar la vida laboral no es conveniente para todas las personas, en especial para aquellas con mala salud o que ejercen su profesión en condiciones difíciles", añadió Salazar.

 

Un total de 382 trabajadores fallecieron en accidente laboral hasta agosto, un 15,1% menos

abc.es, 09/10/2012

En el secyor servicios fallecieron 142 trabajadores, en la industria 69 y en la construcción 51

 

Un total de 382 trabajadores fallecieron en accidente laboral en los ocho primeros meses del año, 68 personas menos que en el mismo periodo de 2011, lo que en términos relativos implica un descenso en este tipo de siniestros del 15,1%, según los últimos datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social recogidos por Europa Press. De estos fallecimientos, un total de 303 se produjeron durante la jornada de trabajo, un 11,9% menos que hasta agosto de 2011, mientras que los 79 restantes fueron "in itínere" (los que se producen en el trayecto de casa al trabajo y viceversa), con un descenso del 25,5%.

 

Por sectores, en los servicios fallecieron 142 trabajadores durante los ocho primeros meses (-8,4%), en la industria se produjeron 69 accidentes mortales (+1,5%), en la construcción murieron 51 trabajadores (-37%) y en la agricultura perdieron la vida 41 personas, un 2,5% más que entre enero y agosto del año pasado. Empleo precisa en la estadística que los datos recogidos a partir de 1 de enero de este año incluyen los accidentes que han afectado a los trabajadores inscritos en el Régimen Especial de Empleados del Hogar de la Seguridad Social y del nuevo sistema especial para empleados de hogar del Régimen General.

 

Los accidentes con baja se recucen casi un 19%

En los ocho primeros meses del año se registraron 310.967 accidentes laborales con baja, lo que supone un descenso del 18,7% respecto al número de siniestros registrado en el mismo periodo del año pasado (382.324 accidentes). Del conjunto de siniestros, 270.572 accidentes se produjeron en el lugar de trabajo y 40.395 fueron siniestros «in itínere». Los primeros descendieron un 20,1% respecto al mismo periodo de 2011, mientras que los segundos bajaron un 7,2%. Los accidentes leves con baja en el puesto de trabajo sumaron 267.791 hasta agosto, un 20,2% menos, y los graves alcanzaron los 2.478, un 14,2% menos que el año pasado.

 

En el caso de los siniestros «in itínere» se registraron 39.636 accidentes de carácter leve (-7,3%) y 680 de gravedad (+2,6%). Por sectores, servicios registró el mayor número de accidentes con baja en jornada de trabajo, al aglutinar 158.039 siniestros (-16,3%), seguido de la industria, con 60.653 accidentes (-22,5%); la construcción, con 34.433 accidentes (-34,4%), y el sector agrario, que registró 17.447 siniestros (-9,1%).

 

El Régimen General de la Seguridad Social vuelve al déficit

cincodias.com, 09/10/2012

El Régimen General de la Seguridad Social -en el que están ocho de cada diez cotizantes- volverá a los números rojos en 2013, por primera vez desde mediados de los ochenta. En concreto, ingresará 87.479 millones de euros por cuotas y pagará prestaciones por 91.570 millones, lo que arroja un déficit de más de 4.000 millones.

 

La salud financiera de todos los regímenes de la Seguridad Social es importante para la viabilidad futura del sistema; pero lo es más la del Régimen General -al que pertenecen el 81% de los afiliados al sistema- y que lleva cerca de treinta años tapando los números rojos del resto de regímenes especiales (Autónomos, Agrario,Mar, Carbón y Hogar).

 

Sin embargo, el deterioro del empleo ha terminado devolviendo la situación deficitaria al Régimen General en el balance entre el principal capítulo de ingresos (las cotizaciones sociales) y la mayor partida del gasto (pago de prestaciones).

 

En el Presupuesto de la Seguridad Social para 2013 el Régimen General prevé unos ingresos por cotizaciones de 87.479 millones y unos pagos de prestaciones por valor de 91.570, lo que arroja un déficit de 4.091 millones. En total, todos los regímenes de la Seguridad Social ingresarán 13.422 millones menos de lo que pagarán por prestaciones.

 

Esta cantidad se enjugará fundamentalmente con losmás de 15.000 millones de transferencias del Estado a la Seguridad Social. Dicha cantidad incluye los 7.895 millones provenientes de impuestos generales que transferirá Hacienda; esto supone 4.089 millones más que en 2012. Si la imposición general no hubiera asumido esta última cantidad, el déficit entre ingresos de cuotas y pagos de pensiones habría rondado los 18.000 millones.

 

Fondo de reserva

En cualquier caso, el diseño de los presupuestos de 2013 para el sistema de pensiones arroja un déficit general de unos 3.000 millones, que se compensarán echando mano al fondo de reserva de las pensiones, por primera vez desde su creación en 2000, para pagar la nómina de las prestaciones contributivas. Si bien el secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, que explicó ayer las cuentas del sistema en el Congreso de los Diputados, explicó que esos 3.000 millones que desaparecerán del fondo equivalen a 2.800 millones de rendimientos que tendrá en 2012 esta hucha, que está invertida en deuda pública (casi en un 90% española). Por ello, reiteró que el uso de los 3.000 millones "no va a alterar significativamente la composición del fondo".

 

Además, Burgos insistió en que las pensiones "se están pagando puntualmente" y reiteró que el Gobierno cumplirá este año la ley que obliga a revalorizarlas en función del IPC de noviembre. Es más, añadió que "congelarlas" sería la decisión "más dañina" que podría tomar el Ejecutivo; por lo que defendió el alza de un 1% previsto para las prestaciones de jubilación en 2013.

 

La tasa de desempleo superará la cota histórica del 25% en el tercer trimestre

abc.es, 11/10/2012

El número de parados hasta septiembre alcanzará los 5,8 millones, según el avance de Afi-Agett

 

La tasa de paro del tercer trimestre de este año repuntará hasta el 25,13%, con 5,8 millones de parados, si la población activa cae un 0,2% interanual, según el avance del mercado laboral de Afi-Agett. Los datos de la EPA del tercer trimestre que publica el INE se conocerán el próximo día 26.

 

Esa tasa supondría un nuevo récord histórico y una subida significativa respecto al 24,63% registrado en el segundo trimestre, que cerró con 5.693.100 desempleados.

 

Con estos registros, todo apunta a que la ocupación experimentará en este tercer trimestre una corrección similar a la del mismo periodo del año pasado, cayendo hasta 17,28 millones de personas (-4,8% interanual).

 

Afi-Agett apunta también que en junio de 2007, antes de que comenzara la crisis, el número de empresas inscritas a la Seguridad Social eran 1.427.497, mientras que con datos de agosto (últimos datos disponibles) de este año, son 1.196.616. Es decir, se han perdido 230.881 empresas a un ritmo de 16,2%, de las cuales, el 17,8% se han destruido en el último año (-41.031 desde agosto de 2011).

 

Ver otras semanas