8.000 millones más en cotizaciones darán aire al sistema de pensiones

La mejora del empleo y la «evolución favorable» de los sueldos permitirá aumentar los ingresos

 

Tras seis interminables años de crisis y de destrucción de empleo a ritmos superiores al 3%, la mejora está llegando poco a poco al mercado laboral y con ello al castigado sistema de pensiones. Las cuentas públicas para el año próximo son un soplo de aire fresco para el debilitado mercado de trabajo, acostumbrado durante años a las malas y peores noticias en forma de más paro y menos puestos de trabajo, un goteo que no ha dado tregua y ha puesto en jaque a la economía española. Pero con 2015 llegarán los ingresos, que crecerán por primera vez desde que comenzó la crisis apoyados por más empleo y mejores sueldos.

 

El Ejecutivo espera que la economía crezca el año que viene un 2% y que esto se traduzca, entre otras cosas, en que los ingresos fiscales se incrementen un 3,5% hasta los 186.111 millones y los ingresos por cotizaciones suban en conjunto un 6,8% por la mejora del mercado de trabajo. Y estos mayores ingresos se producirán, según las previsiones oficiales, con una tasa media de paro del 22,9%, el doble de la que tuvo España en 2008, año en que el desempleo cerro el ejercicio en el 13,91% y los ingresos por este concepto superaron los 108.000 millones de euros.

 

Los mayores gastos

Pensiones y deuda pública acapararán, de nuevo, el año que viene el mayor desembolso del Estado; entre ambas partidas absorberán cinco de cada diez euros de ese gasto, aunque serán las pensiones las que más recursos necesiten, un 3,2% más que este año. En su conjunto, las pensiones contributivas se llevarán 115.669 millones de euros, el 10,60% del PIB, la partida más importante de las cuentas del Estado, y el 39,1% del total del gasto presupuestado para 2015.

 

Pero serán las partidas de gestión y administración de Seguridad Social y el fomento del empleo las que más crezcan el año que viene. Esta última lo hará en un 16,5%, con el añadido que supone el primer crecimiento desde 2008. La otra cara de la moneda es la de los gastos en desempleo, cuyos recursos caerán un 14,8%. A consecuencia de una reducción estimada de 448.000 parados, el Ejecutivo prevé un ahorro de casi 4.500 millones en las aportaciones que venía realizando a los servicios públicos de empleo para el pago de las prestaciones. El Gobierno va a poner este año unos 10.100 millones para pagar el paro -la cifra más baja desde el inicio de la crisis- de los 25.300 del coste total previsto. La diferencia se pagará con las cotizaciones de empresarios y trabajadores.

 

¿Por qué baja el presupuesto destinado a pagar prestaciones si el paro sigue en cotas altas? La creación de empleo hará que se reduzca la cifra de desempleados y con ello de los perceptores, a lo que se unirá que habrá parados que agoten el periodo máximo de dos años de disfrute de la ayuda.

 

Un respiro

El Gobierno ha calculado que en 2015 la Seguridad Social recaudará 8.000 millones más por las cotizaciones que pagan empresas y trabajadores. Esta cantidad supondrá un incremento del 8,6%, cifra que no es posible encontrar durante los largos años de crisis, en los que el empleo ha sido la diana. En conjunto el sistema espera un incremento de cuotas del 6,8%, diferencia que se explica por la caída en el 12,3% en la recaudación por las cuotas de los parados por los que cotiza el Estado.

 

¿Por qué se producirá ese fuerte incremento de ingresos? La creación de empleo y la «evolución más favorable» de los salarios explican el alza estimado por el equipo económico. El cuadro macroeconómico con el que se han elaborado las cuentas públicas para el próximo ejercicio prevé un incremento del empleo del 1,7% (en términos EPA) y un comportamiento de los salarios muy moderado en el entorno del 0,6%, el alza que ya en estos momentos se registra de media en los convenios colectivos.

¿Adiós a la crisis?

El crecimiento del empleo, el alza estimada en la recaudación de impuestos y de cotizaciones sociales permite ya al Gobierno asegurar que 2015 será el año en el que definitivamente dirá adiós a la crisis, siempre y cuando no haya sustos en la economía europea que ensombrezcan las buenas previsiones. Esta mejora de la coyuntura tendrá un impacto positivo en los ingresos, como también lo tendrá el nuevo sistema de liquidación directa de las cotizaciones sociales, que entrará en vigor de forma paulatina durante este trimestre. Un sistema por el que la Seguridad Social facturará directamente las cotizaciones a las empresas, lo que permitirá un ahorro neto de 63,4 millones anuales gracias a la reducción de cargas administrativas. La Seguridad Social manejará los datos de alrededor de 13 millones de trabajadores, de más de 1,3 millones de empresas a las que gestionará la facturación directa, con un volumen de recaudación de 8.600 millones.

 

También supondrán un alivio para las arcas de la Seguridad Social los 900 millones de euros extra que el Ministerio de Empleo espera ingresar por la obligación de las empresas de cotizar por los salarios en especie, como vales comida, aportaciones a planes de pensiones o seguros médicos.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación