Las pymes temen que la banca frene en seco las refinanciaciones

La nueva circular del Banco de España para clarificar la práctica bancaria de las refinanciaciones puede comportar un efecto perverso sobre las pequeñas y medianas empresas (pymes), de acuerdo con bancos y las principales patronales. La norma, publicada en el BOE el pasado 2 de octubre, busca poner orden en la banca para que todos llamen a las cosas por su nombre y clasifiquen como es debido sus inversiones crediticias vivas pero vencidas. Es decir, operaciones refinanciadas, reestructuradas, renovadas o renegociadas, según el tipo de préstamo y los cambios que se acuerden entre el banco y el deudor.

El legislador había puesto el foco en hacer aflorar la morosidad no declarada del sector promotor, que muchas veces se escondía en refinanciaciones que no eran sino "patadas hacia delante". Pero, sin quererlo, puede haber daños colaterales importantes para las pymes. Como explica Fran de la Torre, director de consultoría estratégica y financiación de Pimec, "al contrario que las grandes empresas, las pymes no tienen asesor financiero y cuando van a refinanciar un préstamo es cuando está vencido; y como los créditos vencidos que se refinancien hay que provisionarlos, esto hará que muchas operaciones se descarten o encarezcan".

Carlos Ruiz, director de economía de Cepyme (adherida a la CEOE), coincide en esta opinión y añade que "llueve sobre mojado". "Los que tengan suerte podrán refinanciar sus créditos aportando nuevas garantías y aceptando diferenciales más altos en los tipos de interés, pero ¿qué pasará con quienes ya estén al límite? Lo más seguro es que se les cierre el grifo", concluye.

Por parte de los bancos, la cosas se ven de otra manera. Joan Villar, director de prevención y seguimiento en el departamento de riesgos de Banc Sabadell, aplaude en primer lugar que la nueva circular unifique los criterios para el sector y mejore la transparencia. En teoría, ya no habrá que soportar las críticas de determinada prensa o analistas extranjeros que denunciaban una tasa de morosidad muy superior a la real en España.

En cuanto a las pymes, Villar no lo tiene tan claro aunque admite que "algunas podrían verse perjudicadas porque se les aplique una prima de riesgo superior en el caso en el que la refinanciación obligue al banco a realizar más dotaciones". Pero esto último no tiene por qué ocurrir siempre. Ahora bien, cuando pase, el banco se lo puede pensar antes de continuar adelante. "Y algunas operaciones se irán al traste", dice Villar.

En otros dos bancos consultados -que prefieren el anonimato- reconocen que la circular puede crear nuevos problemas a todos. En el primero destacan la nueva obligación de informar mejor sobre el estado de la cartera de crédito y explican que prevén al menos dos efectos: "Aflorará nueva morosidad y habrá menos crédito". Esto afectará a las pymes y al resto de las empresas.

"No veo tan claro que las pymes salgan más perjudicadas que otros por la nueva norma -dicen en otro banco, también del Ibex-, ya que muchas refinanciaciones se concentraban en el sector promotor o en las hipotecas a particulares". Esta fuente recuerda que no hay estadísticas sobre refinanciaciones y que únicamente cada banco sabe cómo tiene su propio balance.

Las patronales recuerdan que la ausencia de crédito ya está comprometiendo el futuro de muchas empresas y temen que ahora la situación se complique. "El peligro está ahí y ahora corremos el riesgo de que las buenas empresas viables que necesitan más tiempo para devolver sus créditos a causa de la crisis se encuentren con que la banca les niega esa opción o la convierte en prácticamente inviable", avisan en la patronal Pimec.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación