La Inspección de Trabajo estrecha más el cerco sobre el modelo laboral de Deliveroo

 

La empresa de reparto Deliveroo ha vuelto a recibir una notificación de la Inspección de Trabajo, esta vez en Madrid, que pone en entredicho su modelo laboral, basado en que los repartidores son autónomos y no asalariados. Ya hace un mes la Inspección falló contra la empresa digital en Valencia y le exigió más de 160.000 euros por cotizaciones impagadas. Es de suponer que en Madrid, donde la empresa tiene bastantes más repartidores, la reclamación sea más alta. La Inspección de Trabajo mantiene en Madrid el criterio que ya apuntó en Valencia: los repartidores de Deliveroo (a los que la propia empresa llama riders porque suelen hacer el reparto en bicicleta) son falsos autónomos y, por tanto, asalariados. Así que es la empresa la que debería darles de alta y no descargar ese coste en los trabajadores. 

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación