Empleo ultima un plan de lucha contra el fraude en los contratos temporales

El 93% de los contratos firmados en España son de carácter temporal
Empleo sospecha que se encadenan contratos de forma irregular

Combatir el fraude en el uso del contrato temporal. Ese será el principal objetivo de las acciones de la Inspección de Trabajo el próximo año. “En un momento de crisis e incertidumbre, la sociedad demanda que el trabajo que existe sea seguro”, aseguran fuentes de este organismo dependiente del Ministerio de Empleo. Por ello, los planes de la Inspección para 2014 incluyen que todos sus efectivos (inspectores y subinspectores) independientemente de qué sea lo que van a investigar en una empresa, deberán comprobar si su “estructura de contratación” es legal y adecuada.

 

Así, tendrán que comprobar si la compañía supera los niveles de temporalidad aceptables para su actividad. O si los trabajadores eventuales cumplen la ley que impide a la empresa encadenar más de dos de estos contratos a un trabajador que haya estado en la misma empresa más de 24 meses en un periodo de 30 meses. Aquellos trabajadores que superen estos límites deben adquirir automáticamente la condición de indefinidos. Los responsables de la Inspección se han propuesto como mínimo aumentar un 10% los contratos revisados en esta materia y mejorar el índice de eficacia. Esto es, el número de contratos temporales irregulares transformados en indefinidos tras una actuación de los inspectores. De hecho, últimamente –tras una moratoria legal durante 2011 y 2012 de los actuales límites al encadenamiento de contratos temporales– el número de conversiones a fijos se había reducido. Así entre enero y septiembre de 2013 se han transformado en indefinidos 29.000 contratos temporales, un 33% menos que los 43.206 convertidos en esos mismos meses de 2011.

 

Con el plan, se persigue también combatir la temporalidad el campo. “En la agricultura, antes del boom inmobiliario los trabajadores tenían todos contratos fijos-discontinuos –más seguros– pero muchos se fueron a la construcción y la contratación se desestructuró”, aseguran en Empleo.

 

Sin sanción

La intención de los inspectores es lograr estas transformaciones de contratos en indefinidos (o fijos-discontinuos) sin necesidad de sancionar al empresario. Desde 2009 existe la posibilidad de que si a instancias de la Inspección se produce esta conversión de forma voluntaria por el empleador, esto no conlleva ninguna multa. “Hay muchas veces que el Inspector no tiene ni que visitar la empresa, llama el graduado social o el gestor y comunica la transformación de los contratos irregulares”, dice la Inspección.

 

Estas mismas fuentes aseguran, no obstante, que este nuevo foco contra el fraude no impedirá que los efectivos de este organismo continúen con lo que en 2012 y 2013 ha sido el centro de todas las investigaciones:la lucha contra el empleo sumergido. Así, los inspectores seguirán obligados a vigilar en todas sus actuaciones si los trabajadores están declarados o no.

 

‘Programa Informa’ para detectar perfiles de riesgo

La Inspección de Trabajo ha puesto en marcha un nuevo programa denominado Informa que sirve para analizar cualitativamente los datos de las actuaciones de los inspectores y, a partir de ahí, detectar los perfiles de riesgo y fraudes más comunes en los distintos tipos de irregularidades que se comenten.

 

Fuentes del Ministerio de Empleo ponen como ejemplo, la detección en los últimos tiempos de un elevado volumen contratos fijos-discontinuos en industrias del metal o la madera, algo que ha llamado la atención de los inspectores por tratarse tradicionalmente de empleos indefinidos. “Esto lo hacen para abaratar costes y al final, si no se frena quien paga el pato es la caja única del sistema porque se están pagando unas prestaciones que no deberían abonarse”, denuncian desde la Inspección de Trabajo.

 

Este programa sirve, de esta forma, para establecer criterios de alarma como el que se registra cuando una empresa tiene un 70% de trabajadores a tiempo parcial, en sectores donde no están justificadas las medias jornadas. Precisamente, la lucha contra el tiempo parcial irregular “es una de las más complejas” asegura un inspector. “El empresario te puede marear en la investigación, muchas veces con la connivencia del trabajador”, añade.

 

“Con este programa creamos perfiles de riesgo y detectamos las prácticas más habituales en fraudes; también como en el de las falsas empresas”, explican estas fuentes. En este sentido, sirve para detectar deudas empresariales desde los primeros meses de creación de una sociedad. “Todo esto se incorpora a una base de datos que permite a los inspectores a anticiparse al fraude en muchos casos”, añaden estas fuentes.

 

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación