Rosell quiere implicar a 250 empresas para promover un millón de empleos

El dirigente empresarial quiere trabajar con las grandes compañías después de las elecciones de la patronal para generar ocupación de forma más intensa.

 

Es la apuesta más arriesgada del presidente de la CEOE, Juan Rosell, para transformar la patronal en el verdadero centro de la vida empresarial española y su principal representación ante el poder político, sindical y social. El instrumento es un plan que se llama Juntos por el Empleo, con el que CEOE pretende la creación de un millón de puestos de trabajo en los dos próximos años, y para ello busca la colaboración de las 250 empresas más grandes del país. Tanto españolas como las multinacionales extranjeras instaladas en España. También se trata de asegurar que estas compañías tienen un papel mayor en la organización y su participación en la financiación de CEOE, según confirmaron las diferentes fuentes empresariales consultadas por EXPANSIÓN.

 

Rosell retoma su pretensión de que las grandes empresas y sus directivos asuman funciones dentro de la CEOE, frente a la gran resistencia al cambio de muchas de las organizaciones patronales. Precisamente, ésta es una de las razones que han llevado a Rosell a retrasar el plan con las grandes empresas hasta después de las elecciones que la confederación celebrará el 17 de diciembre. Sin embargo, es uno de los motivos que lleva a los empresarios a pensar que, finalmente, Rosell se presentará a la reelección para un segundo y último mandato de cuatro años.

 

El Consejo Empresarial

En todo caso, el dirigente empresarial pretende aumentar la colaboración con el Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC), en el que están 17 de las compañías más grandes de España o el Círculo de Empresarios. Hay que recordar que el CEC nació en plena crisis de la patronal cuando el grupo turístico del entonces presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, fue a la quiebra. Hoy está en prisión.

 

No obstante, la confederación empresarial quiere que los ejecutivos de estas compañías participen en la vida de la patronal y también persigue el efecto arrastre que pueden hacer las grandes compañías con las pequeñas y medianas empresas. Hay que tener en cuenta que este tipo de sociedades, hasta 250 trabajadores, representa el 95% del tejido productivo español.

 

En todo caso, en la búsqueda del objetivo final, que es la creación de un millón de puestos de trabajo, la patronal ofrece a estas organizaciones, y a las empresas, en general, que quieran implicarse en el plan, toda su organización en toda España y en la delegación de Bruselas; el acceso a las administraciones y todo su asesoramiento en la exportación y salida al exterior de las compañías. Formación de alta gestión, iniciativas empresariales o en las distintas áreas de las compañías.

 

Entre otros puntos, CEOE ha detectado que, para crear empleo, es necesario solucionar varios de los problemas estructurales que tienen las empresas para crear empleo, y se propone crear grupos de trabajo sobre las siguientes cuestiones.

 

En primer lugar, reaparece el problema de la financiación –sobre todo, de las pymes–, aunque la patronal ha detectado que las grandes empresas –y no sólo las pymes– también necesitan un plan de proveedores, como los que ha desarrollado Hacienda hasta con los ayuntamientos. Persisten las dificultades que tienen las empresas para conseguir créditos bancarios.

 

Centros de I+D+I

Otra propuesta es incentivar a las multinacionales extranjeras para que instalen en España sus centros de I+D+i y de excelencia, además de convertirse en una plataforma para entrar en Iberoamérica y en el Norte de África. En sentido contrario, CEOE quiere aumentar la presencia de empresas españolas en el exterior.

 

La patronal considera también imprescindible mejorar el intercambio de información electrónica en la gestión de los negocios. Es decir, facturación, ofertas comerciales o perspectivas de mercado, entre otros puntos de la economía digital. El plan de Juntos por el Empleo insiste en la defensa de la unidad de mercado y en la reducción de la legislación administrativa del Gobierno central y las comunidades autónomas. Éste es un tema en el que insiste mucho Rosell porque considera que las empresas pierden mucha productividad intentando desentrañar la normativa legal de las administraciones.

 

Precisamente, para mejorar la productividad, el plan hace hincapié también en la necesidad de implantar planes de formación, tanto para empleados, como para directivos y empleados. Además, también se propone que las pymes tengan planes de previsión social para los trabajadores como los que ofrecen las grandes empresas, para fomentar un sistema basado en los planes de pensiones privados, además del de la Seguridad Social.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación