Las empresas y la Administración empiezan a cotizar por los becarios

Los becarios ya existen en los registros de la Seguridad Social. Desde ayer, las empresas, las fundaciones, las administraciones y todos aquellos organismos que empleen a becarios en prácticas profesionales a cambio de un sueldo tienen la obligación de cotizar por ellos. La cuota mensual a pagar será de 48 euros (42 euros los tiene que pagar el empleador y seis, el empleado).

 

Esta cotización corresponde a la base mínima de cotización y da derecho al becario a la misma protección que los asalariados del régimen general (pensión, bajas por enfermedad común, accidente, maternidad...), excepto a la protección por desempleo.

 

El Ministerio de Trabajo calcula que hay unas 30.000 personas en esta situación y que supondrán unos 18 millones de euso cada año a las arcas de la Seguridad Social. No obstante, los becarios no contarán exactamente en el instituto público como afiliados al régimen general, sino como asimilados, lo que les da derecho a las prestaciones ya citadas. Además, para que no haya confusiones y críticas con la estadística se ha creado un epígrafe específico para contabilizar a quienes coticen bajo esta figura.

 

A pesar de que los empleadores tienen que dar de alta a los becarios desde ayer, estos tendrán hasta el 31 de enero para pagar las cuotas correspondientes a noviembre y diciembre.

 

También desde ayer y hasta el 31 de diciembre de 2012 se abre la posibilidad de que quienes han sido becarios hasta el lunes puedan rescatar hasta dos años de cotización, que se tendrán en cuenta para los derechos de la futura pensión. En este caso, no serán los empresarios ni las administraciones quienes tengan que pagar a la Seguridad Social. El pago por el rescate del periodo deseado correrá a cargo del beneficiario.

 

En este caso, el procedimiento para cotizar será más complejo que una simple alta en la Seguridad Social. Lo que tendrá que hacer el interesado es presentar ante el instituto público un certificado expedido por el empleador que pruebe que fue becario. Posteriormente, firmará con la Seguridad Social un convenio individual.

 

Para calcular las cuotas a pagar en estos casos, el decreto que el Consejo de Ministros aprobó hace poco más de una semana y que se publicó el pasado jueves estipula que se tomará la base mínima de cotización vigente del periodo correspondiente. A esta base se le aplicará un coeficiente del 0,77. Trabajo calcula que esto supondrá un pago medio de unos 150 euros por cada mes que se quiera rescatar. No obstante, el interesado podrá elegir cómo saldar la cuenta con la Seguridad Social, bien en un pago único (3.600 euros), bien en pagos mensuales fraccionados hasta un mínimo de 75 euros (lo que supone pagar una cuota cada mes durante cuatro años).

 

El Gobierno estima que entre 100.000 y 200.000 personas van a tratar de cotizar de forma retroactiva, lo que supondrá una recaudación de unos 120 millones de euros. Este cálculo parece, a priori, conservador, pues son bastantes más los beneficiarios potenciales. Trabajo hace esta estimación baja porque piensa que dado el precio a pagar -150 euros por mes- solo estarán interesados en rescatar cotización aquellos que se encuentren en los umbrales que dan derecho a prestaciones más altas. Por ejemplo, aquellos que puedan completar 15 años de cotización y acceder a la pensión mínima.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación