Las prejubilaciones empiezan a bajar al resultar más caras

El cerco a las prejubilaciones parece que empieza a dar frutos. Por primera vez, las jubilaciones anticipadas bajan en lo que llevamos de año debido al efecto combinado, según los expertos, del encarecimiento de una fórmula muy socorrida en las reestructuraciones de grandes empresas y al agotamiento de la cantera de empleados susceptibles de jubilarse al tener edades próximas a los primeros escalones en los que es posible comenzar a cobrar la pensión.

 

El secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, presume en sus últimas intervenciones en público de haber conseguido, con la reforma de la jubilación anticipada aprobada en marzo pasado, un punto de inflexión en los retiros anticipados al haber registrado un descenso superior a cuatro puntos porcentuales entre enero y agosto del número de trabajadores que acceden a la pensión sin llegar a la edad legal de jubilación.

 

"Hasta hace poco, la proporción era de uno de cada dos nuevos jubilados que no alcanzaban la edad legal de jubilación", indicó Burgos hace unos días en una jornada organizada por Vidacaixa y la comisión de control del plan de pensiones de la plantilla de CaixaBank.

 

Hasta agosto pasado, el 37,37% de las altas de jubilación fueron anticipadas, con 80.042 de un total de 214.208, según los datos de la Seguridad Social. En el 2012, la proporción de jubilados entre los 61 años y los 64 fue del 42,22% al haber registrado un total de 127.358 jubilaciones anticipadas.El descenso equivale a un 11,4% y, de seguir así hasta final del 2013, significaría cerrar el ejercicio con unas 14.500 prejubilaciones menos que en el 2012.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación