Las horas extras aumentan mientras se hunde el empleo

 

Los españoles que trabajan lo hacen cada vez en un mayor número de horas al tiempo que persiste la destrucción de empleo. Los datos de la Contabilidad Nacional que ayer difundió el Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que en el tercer trimestre se destruyeron 172.500 empleos respecto al segundo trimestre, al tiempo que el número de horas trabajadas aumentó en 21.779.

 

 «Los empresarios, en vez de contratar nueva mano de obra, utilizan con mayor intensidad los trabajadores existentes a través de horas extraordinarias o de incrementos en el uso del tiempo parcial», afirmó ayer el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa. «Esto sin lugar a duda muestra que nuestra regulación laboral actual todavía no es capaz de realizar una reasignación correcta del empleo», añadió, subrayando que no favorece la contratación.

 

Estancamiento

 

El INE confirmó ayer que el PIB se mantuvo estancado en el tercer trimestre respecto al segundo (0,0%), de modo que el crecimiento anual, sobre el tercer trimestre del 2010, se mantuvo en el 0,8%.

 

Por primera vez, un representante del Gobierno admitió ayer que el crecimiento del conjunto del año se situará en el entorno del 0,8%, medio punto por debajo de la previsión oficial del 1,3%, según dijo ayer Campa, en línea con el consenso que comparten expertos y organismos internacionales.

 

Tal reconocimiento, a cuatro días de las elecciones generales, llevaron al candidato del PP, Mariano Rajoy, a destacar que el incumplimiento del 1,3% se traducirá en «menores ingresos» para el Estado, «menos empleo» y «mayores dificultades» para el futuro.

 

Campa insistió en que el objetivo del Gobierno de reducir el déficit al 6% este año es «irrenunciable y prioritario » y dijo que la los datos disponibles, incluídos los de las autonomías, «van en esa dirección».

 

Los datos del INE confirman que el estancamiento del PIB en el tercer trimestre se debió, sobre todo, a los ajustes en el gasto público, a la construcción y al empeoramiento del entorno internacional.

 

El gasto público cayó el 2,3% y la inversión en construcción retrocedió el 7,4% como consecuencia, sobre todo, de la menor obra pública.

 

Además la debilidad de la zona euro ha llevado a un menor crecimiento de las exportaciones (el 8%). Con todo, el sector exterior se confirma como el motor de la economía. Su aportación positiva de 2 puntos al PIB permitió contrarrestar la contribución negativa de 1,2 puntos de la demanda interior.

 

El consumo privado volvió a tasas positivas, con un alza anual del 2,4% a costa del ahorro de las familias, según el INE, ya que las rentas salariales han caído el 1,2%. La inversión en bienes de equipo creció el 2,4% un dato que, según el INE, conecta con el repunte de la industria manufacturera, del 3,8%.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación