La ayuda para parados será de seis meses y compatible con un empleo

Durante dos horas estuvieron reunidos por la tarde en La Moncloa el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los líderes sindicales y patronales para intentar cerrar el diseño de la nueva ayuda económica para parados de larga duración, con cargas familiares y que hayan agotado todas las prestaciones y subsidios posibles.

 

Sin embargo, a pesar de que los asistentes –entre los que también estuvo la ministra de Empleo, Fátima Báñez– aseguraron en un comunicado conjunto que este encuentro permitió “definir las características” de esa nueva renta, aunque no se detalló ni la cuantía, ni las condiciones ni los requisitos de acceso.

 

Tan solo precisaron que la ayuda podrá recibirse durante únicamente seis meses y, como novedad, anunciaron que será compatible con un empleo asalariado. Esto significa que si un parado accede a este Programa Extraordinario para la Activación para el Empleo –que es como se denomina oficialmente– y encuentra una ocupación podrá seguir cobrando la ayuda hasta que se cumplan los seis meses citados.

 

De esta forma, a pesar de que, según fuentes de la negociación, el principal objetivo de la reunión era que Rajoy presentara el diseño final de esta ayuda y lograra el respaldo de patronal y sindicatos, finalmente decidieron no hacer públicos los detalles del programa.

 

Dichos detalles “serán presentados una vez hayan sido acordados con las comunidades autónomas, que serán protagonistas en su desarrollo”, según indica el último párrafo del comunicado que consta de tres páginas y relega al final del texto las referencias a la nueva ayuda.

 

En cualquier caso, todo apunta a que la cuantía de esta renta estará entre los 400 euros propuestos por el Gobierno y los 450 para aquellos parados con más de tres personas a su cargo.

 

Además de la ayuda económica, el programa incluye otras medidas para la reinserción laboral de los parados de larga duración. “Los beneficiarios recibirán un tratamiento personalizado y servicios de empleo que se ajusten a su perfil profesional, bajo un itinerario individual destinado a su reinserción”, remarca. Además, los términos de lo acordado ayer indican que dichas acciones de acompañamiento al parado ”serán objeto de seguimiento permanente”.

 

Según los primeros cálculos, este programa de ayudas llegará a como mínimo unas 300.000 personas que lleven más de un año parados y ya no tengan derecho a otros beneficios económicos. La mayoría de estos beneficiarios podrán solicitar ya su incorporación al programa con efectos desde el pasado 1 de noviembre, tal y como señalaron fuentes sindicales. Y aproximadamente un tercio se irán incorporando a lo largo de los próximos doce meses que es lo que en principio durará el programa. Esta duración era otro de los puntos que CC OOy UGTconsideraban insuficiente.

 

Los sindicatos habían acudido a la reunión recelosos por considerar que las negociaciones aún no se habían terminado, por lo que no querían cerrar un acuerdo en falso y presentarlo a la opinión pública solo porque Rajoy les hubiera convocado.

 

De hecho no hubo finalmente una foto del acuerdo, a pesar de que el comunicado sugería que lo había habido. Y emplazaba a una posterior presentación de los detalles, una vez que se hayan cerrado las condiciones del programa con las comunidades autónomas. Sin embargo, varios de esos detalles que no se quisieron facilitar ayer no son competencia de las comunidades de ninguna manera, como es el caso de la parte de ayuda económica del programa.

 

Fuentes de la Administración y de las patronales apuntaban a los sindicatos como responsables de que ayer no se dieran estos detalles “porque quieren informar antes a sus órganos directivos”. De momento, los sindicatos solo han indicado que en los próximos días harán pública su postura sobre el importe y los requisitos de la ayuda.

Otros asuntos tratados

La reunión del jueves fue la que siguió a la también convocada por el presidente Mariano Rajoy en julio pasado para impulsar el diálogo social. Por eso, Gobierno, patronal y sindicatos trataron otros asuntos además de la nueva renta para parados de larga duración. Entre otros se propusieron “impulsar el diálogo para reforzar la lucha contra la excesiva segmentación del mercado de trabajo” entre trabajadores fijos y temporales. En este sentido quedaron en evaluar conjuntamente el impacto de medidas como la tarifa plana para la contratación de indefinidos “para su posible modificación o prórroga”. Esta previsto que esta tarifa finalice el 31 de diciembre pero el Ejecutivo podría decidir prorrogarla.

 

Asimismo las partes han reconocido avances respecto al plan de viabilidad del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), “que permitirá en los próximos días la puesta día de este organismo en el reconocimiento y pago de prestaciones”. De esta forma se prevé que el Fogasa abone más de 100.000 expedientes de trabajadores despedidos que tiene pendientes y retrasados.

 

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación