Rebaja de cuotas, paro flexible y segunda oportunidad, ejes del plan del autoempleo

El Gobierno ha decidido abrir un doble frente para desencadenar su ofensiva de apoyo a los emprendedores y por el empleo juvenil: el fiscal y el laboral. Dos estrategias complementarias que lideran los ministros Cristóbal Montoro y Fátima Báñez -los brazos económicos de Rajoy en la larga travesía de la oposición-, con el apoyo de otros, y que se concretarán en ese Plan o Ley de Emprendedores, que el presidente del Gobierno había prometido para antes del primer trimestre del año pasado, por un lado, y en la Estrategia para el Emprendimiento y el Empleo Joven, por otro.

 

Precisamente este último es el frente que está más avanzado, hasta el punto de que en círculos próximos al Ejecutivo se afirma que el proyecto podría estar aprobado antes de marzo, y se vertebrará sobre tres ejes fundamentales: las bonificaciones y reducciones en las cotizaciones sociales, una mayor flexibilidad para compatibilizar la prestación del desempleo con el emprendimiento, y la segunda oportunidad para aquellos emprendedores que fracasen y quieran reintentar.

 

Ayer, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, aprovechaba el acto de conmemoración del 40 Aniversario de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) para anunciar una de las medidas estrella del proyecto: la fijación de una tarifa plana de 50 euros durante seis meses para las cotizaciones sociales para jóvenes de hasta 30 años que pongan en marcha nuevas iniciativas empresariales.

 

Una medida que ha sido muy favorablemente acogida por las organizaciones representativas del trabajo autónomo y que, estiman, podría inducir entre 10.000 y 15.000 altas anuales de jóvenes autónomos, con un coste estimado de más de 15 millones de euros cada año.

 

La financiación de esta Estrategia para el Emprendimiento y el Empleo Juvenil se hará con cargo a los Presupuestos del Estado y con Fondos procedentes de la UE, especialmente del Fondo Social Europeo que permite financiar las políticas activas de empleo, entre las que se incluyen las bonificaciones.

 

Además de la tarifa plana, la estrategia que prepara el Ministerio de Empleo y Seguridad Social incluirá también una reducción del 30% en las cotizaciones sociales durante dos años para hombres de hasta 30 años y mujeres de hasta 35 que inicien un negocio. La flexibilización en el cobro de la prestación por desempleo es otro de los puntos clave del proyecto y entre las propuestas que están sobre la mesa destacan la posibilidad de compatibilizar durante seis meses el cobro de la prestación por desempleo con el alta de autónomos; el mantenimiento de la prestación por desempleo durante cinco años para el parado que se haga autónomo; y la posibilidad de ampliar el uso de la capitalización por desempleo para aportación de capital en sociedades mercantiles (hasta ahora sólo podía utilizarse para cooperativas o autoempleo).

 

El fomento de la segunda oportunidad para los emprendedores que fracasen, que en su momento avanzó la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se incluirá también en la estrategia, con medidas como el aplazamiento del pago de las deudas con la Seguridad Social derivadas del primer proyecto fallido; y la fijación de un límite de responsabilidad para el autónomo, similar al que ya existe para las sociedades, y de un mínimo inembargable en el que figurarían la primera vivienda y los útiles para seguir ejerciendo la actividad.

 

También desarrollará el proyecto que prepara Empleo medidas de fomento a la contratación de jóvenes, entre las que se barajan bonificaciones en las cotizaciones sociales de hasta el 85 por ciento durante el primer año de contrato, del 75 por ciento en el segundo y del 60 por ciento en el tercero.

 

Medidas fiscales

Menos avanzadas, pero también lo suficiente para permitir que Mariano Rajoy pueda avanzarlas durante el próximo Debate del Estado de la Nación, están las medidas fiscales del Plan de Emprendedores entre las que, por fin, se va a aprobar la vieja reivindicación de los autónomos y pymes para que el IVA se pague efectivamente cuando se cobren las facturas y no cuando se emiten, como ocurre ahora.

 

Sin embargo, en medios gubernamentales aseguran que, en una primera fase, esta medida afectará sólo a las facturas emitidas por las empresas pequeñas, se apunta que serán sólo las que tengan menos de cinco trabajadores, y para las facturas de las Administraciones Públicas, lo que limita su efecto de forma importante.

 

Además, el Ministerio de Cristóbal Montoro está trabajando también en el desarrollo de incentivos fiscales atractivos para impulsar los instrumentos de financiación alternativos para los emprendedores, y que beneficiarían a las operaciones de capital semilla, capital riesgo o de bussines angels.

 

La cuenta de compensación fiscal, pero limitada sólo a la Agencia Tributaria; la creación del mercado alternativo de financiación para las pymes, que anunciará Luis de Guindos, en cumplimiento del Memorándum de Entendimiento con la UE por el rescate a los bancos, y algunas desgravaciones a la exportación son otras de las medidas en las que trabaja Hacienda.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación