La recaída del empleo no frena el incremento de los costes laborales

El coste laboral por hora trabajada se disparó hasta septiembre un 3,3% interanual, el doble de lo que avanzaba un trimestre antes. Este dato, anticipa un nuevo repunte en los costes laborales totales que no paran de crecer desde hace un año.

 

En contra de la tendencia general en Europa, en España los costes laborales que pagan los empresarios por sus trabajadores hace un año que rompieron la fuerte tendencia a la baja marcada por la crisis y comenzaron a repuntar ininterrumpidamente.

 

El Instituto Nacional de Estadística (INE) hizo público el viernes el dato del Índice de Coste Laboral Armonizado, que reflejó un fuerte incremento del coste laboral por hora trabajada del 3,3% (4,5% si no se corrigen los efectos de calendario) respecto al mismo periodo del año anterior. Esto supone duplicar el incremento interanual registrado tan solo un trimestre antes, cuando este coste avanzó un 1,7%, según los datos corregidos también el viernes por el INE.

 

Más allá del valor de esta cifra aislada, el dato anticipa que los costes laborales totales (salariales y otros costes) volverán probablemente a registrar un nuevo aumento.

 

Así, el dato conocido el viernes es el que utiliza el INE con las cifras provisionales de la Encuesta Trimestral de Coste Laboral correspondiente al tercer trimestre, que aún no se conocen. De ahí que todo apunta a que la notable subida del coste por hora trabajada se traducirá con toda probabilidad en un repunte del coste laboral entre julio y septiembre, que se hará público el 16 de diciembre.

 

 

El INE no explica a que se debe este fuerte avance pero a tenor de lo ocurrido en trimestres anteriores, los costes laborales por hora trabajada aumentan más que el índice de coste laboral total porque la estadística divide este último dato entre el número total de horas trabajadas, con lo que cuanto más se reduce la jornada más cara sale la hora de actividad.

 

Por ejemplo, en el segundo trimestre, el coste laboral por hora (antes de su citada corrección) fue del 1,5% frente al 0,8% que avanzó el índice general debido a que el número de horas efectivas de trabajo cayó un 0,7%.

 

Junto a este efecto del descenso de número de horas trabajadas existen otros dos elementos que podrán explicar que el coste laboral total siga al alza, aunque aún se desconoce en qué medida afectará cada uno de estos factores. Se trata de las presiones que podrían estar ejerciendo las actualizaciones salariales y las indemnizaciones por despido. La primera de estas cuestiones no tuvo un peso considerable en el avance del coste laboral en el segundo trimestre, ya que el coste salarial avanzó solo un 0,6%, evidenciando moderación salarial. Si bien a medida que avanza el año y a falta de muchas firmas de nuevos convenios, las tablas salariales se van actualizando con IPC superiores al 2,5%.

 

Finalmente, en el capítulo de otros costes se enmarcan las indemnizaciones por despido que debido a la recaída del empleo vuelven a aumentar el coste laboral total. Si bien, los sectores donde más está creciendo el coste por hora (comercio y hostelería) han registrado leves avances de empleo en el tercer trimestre por lo que en el aumento de los costes laborales de estos casos podría pesar más el descenso de las jornadas ante la falta de actividad que los despidos.

 

Leve avance en el ritmo de firma de convenios

 

El compromiso alcanzado a finales de octubre por las cúpulas de los sindicatos y la patronal para desbloquear la negociación colectiva pendiente que afectaba a más de cuatro millones de trabajadores está empezando a surtir un tímido efecto.

 

Según los últimos datos sobre negociación colectiva avanzado el viernes por el Ministerio de Trabajo, correspondientes a noviembre, en dicho mes se firmaron 119 convenios (de los que 64 fueron revisiones de acuerdos pactados en años anteriores y los 55 restantes de nueva firma). Esto supuso que el número de trabajadores con las condiciones laborales ya pactadas para 2001 aumentaron el mes pasado en algo más de medio millón de trabajadores, hasta superar por primera vez e el año los seis millones de asalariados.

 

Este incremento de la negociación ha tirado levemente a la baja del aumento salarial pactado que pasa del 2,60% de octubre al 2,5%. El alza retributiva de los convenios nuevos es similar a la registrada en los últimos meses (1,6%); mientras los acuerdos de nueva firma que afectan a empresas pactan alzas del 1%. Pese a todo, aún quedan casi cuatro millones de trabajadores sin acordar sus condiciones.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación