Moncloa retrasa a enero la ayuda que pagará sólo a parados mayores de 45

La nueva ayuda para los desempleados de larga duración se podrá cobrar desde el 1 de enero. El Ejecutivo se desdice así del trato al que llegó tras el verano con los agentes sociales, en el que se comprometió a aplicar de manera retroactiva las medidas de apoyo a los parados desde el 1 de noviembre. Además, según adelantaron los sindicatos, Moncloa sólo concederá esta ayuda a los mayores de 45 años. El paro baja en 14.688 personas en noviembre: hay 4.512.000 parados.

 

Ayuda de 426 euros

La cuantía finalmente quedará fijada en 426 euros, cifra que queda por encima de los 400 que puso sobre la mesa de negociación el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y en línea de la puja de CCOO y UGT. El drama del paro de larga duración: más de 1.200 personas agotan su prestación contributiva cada día.

"Con este montante sabemos que no solucionamos el problema del desempleo, pero es una ayuda de la que se podrán beneficiar 450.000 personas que lo están pasando muy mal", explicó ayer Ramón Gorriz, secretario confederal de CCOO. En este sentido, el representante celebra que la tasa de cobertura frente al desempleo vaya a avanzar desde el 57,31% actual hasta el 65% a mediados del año que viene.

  

Bajan los beneficiarios

La cifra, no obstante, no llega a las 750.000 familias que, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), no reciben ningún tipo de subsidio, el techo que proponían los sindicatos.

En concreto, la ayuda se otorgará a los parados de larga duración -más de un año en desempleo-, que hayan trabajado por cuenta ajena y que hayan sufrido una baja involuntaria. Deberán tener, además, cargas familiares. La novedad es que se impone un límite: sólo se abonará a los mayores de 45 años.

Compatible con otro salario

Entre otros requisitos, el potencial beneficiario debe demostrar que no recibe desde hace seis meses ningún otro tipo de ayuda -Prodi, Prepara y la Renta Activa de Inserción (RAI)-.

Por petición expresa de la CEOE, sin embargo, el desempleado que se encuentre cobrando la prestación no la perderá por el hecho de encontrar un trabajo. "Es una manera de incentivar al parado para que trate de buscar un empleo, a pesar de cobrar un subsidio", explicaban esta semana fuentes de la patronal.

Un coste de 1.200 millones

El plan tendrá un impacto para las arcas púbicas de 1.200 millones, según los cálculos de los sindicatos. A esto habría que sumar el coste de las políticas activas de empleo, esto es, del itinerario personalizado que se le hará al desempleado.

 

Aprobado el 19 de diciembre

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, confirmó ayer que el presidente firmará el lunes el acuerdo con los agentes sociales. Además, según fuentes de Empleo, el plan "podría aprobarse" en el próximo consejo de ministros del 19 de diciembre.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación