El primer contrato a menores de 30 años no pagará cuotas durante un año

Habrá una reforma laboral "integral" en el primer trimestre de 2012, según anunció ayer el futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Esta reforma se plasmará en una ley que incluirá los acuerdos de patronal y sindicatos -si los hubiera antes del 15 de enero- y otras medidas como la bonificación del 100% de las cuotas del primer contrato a menores de 30 años, el fomento del empleo estable y la flexibilidad interna de la empresa o un mayor control del dinero para formación.

 

El número de parados en España "ronda ya los 5,4 millones y la tasa de desempleo roza el 23%. Estos son los datos demoledores que sacó de la chistera ayer el próximo presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, tras haber tenido acceso a los datos reales que maneja el Gobierno y que -a falta de alguna explicación por su parte- no coinciden con los datos oficiales de empleo de la encuesta de población activa (EPA) que recoge 4,78 millones de parados y una tasa de desempleo del 21,5%.

 

Con este escenario de paro, peor del que se manejaba hasta la fecha, Rajoy anunció ayer que el Gobierno enviará en el primer trimestre del año una propuesta de ley de reforma laboral "integral" que "garantice un marco laboral justo, seguro y flexible".

 

Según sus planes, el Ejecutivo espera recibir en la primera quincena de enero los acuerdos, si es que se producen, entre patronal y sindicatos para incorporarlos a esta ley; pero al margen de dichos pactos, Rajoy anunció que adoptará medidas para crear puestos de trabajo "estables" y "fomentar la flexibilidad interna en las empresas", si bien no ha concretado cuáles.

 

La citada ley también incluirá cambios en materia de negociación colectiva, para que cada materia se negocie en el ámbito "sectorial o territorial" que resulte más óptimo para "asegurar la competitividad económica y la sostenibilidad del empleo". De no producirse acuerdos entre patronal y sindicatos en estas materias, las medidas del Gobierno en estos terrenos podrían convertirse en las más impopulares de su reforma Rajoy hizo también hincapié en futuros cambios relacionados con la formación de los trabajadores, con el objetivo de hacer de esta "un derecho efectivo del trabajador" a lo largo de toda su vida laboral. Llegados a este punto, precisó que esto último implicará una "apertura" de la oferta formativa, lo que puede interpretarse como la intención del Gobierno de abrir en mayor medida a la iniciativa privada esta partida presupuestaria que ahora gestionan en su mayoría las organizaciones patronales y sindicales y que supera los 4.000 millones de euros anuales.

 

Además, Rajoy lanzó otro claro mensaje a los agentes sociales en esta materia, anunciando "una evaluación mucho más rigurosa" -e insistió en este punto- de la efectividad de estas políticas.

 

Asimismo, anunció la apertura de una mesa de diálogo social para elaborar un Plan de Empleo Juvenil. De momento, avanzó una medida: la rebaja del 100% de las cotizaciones empresariales en los contratos a jóvenes de menores de 30 años que accedan a su primer empleo, durante el primer año de duración de ese puesto.

 

Absentismo en las empresas

 

En su discurso, el líder del Ejecutivo ya dio respuesta a alguna de las demandas de la patronal, al anunciar un reforzamiento de las medidas de control de "los comportamientos abusivos" que generan absentismo laboral injustificado.

 

Finalmente avanzó que el Gobierno fomentará la resolución extrajudicial de conflictos -asunto sobre el que patronal y sindicatos ultiman un acuerdo que en teoría el Ejecutivo trasladará a la ley. Y anunció el desarrollo de medidas para mejorar la conciliación familiar y laboral, entre las que citó un desarrollo del teletrabajo y un plan específico de reinserción laboral "reforzada" para aquellos trabajadores que se incorporen al mercado tras excedencias por cuidado de familia; así como un "plan especial" de igualdad entre hombres centrada en "eliminar la discriminación salarial entre sexos".

 

Calendario laboral sin puentes

 

"Racionalizaremos el calendario laboral para hacer compatibles los derechos de los trabajadores con la competitividad de las empresas". Con este anuncio, Mariano Rajoy confirmó ayer que su Gobierno tomará cartas en el polémico asunto de terminar con los puentes festivos, como demandan la mayoría de los empresarios (excepto los del sector de la hostelería y el turismo).

 

En concreto, precisó que los responsables económicos abordarán los costes que suponen los citados puentes para la economía española, de manera que "se trasladarán las fiestas al lunes más cercano, con la excepción de aquellas fechas de mayor arraigo social". Aunque no especificó qué festivos se salvarían de su traslado al primer día de la semana, la propuesta de la patronal cita al 25 de diciembre y 6 de enero (día de Reyes) el viernes santo y el 12 de octubre.

 

500.000 parados más

 

Parece que los datos oficiales no muestran fielmente la realidad. Ayer, Mariano Rajoy sorprendió asegurando que en España hay 5,4 millones de parados y una tasa de paro del 23%, frente a los datos de la EPA, que arrojan 4,78 millones de parados y una tasa del 21,5%.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación