La OCDE pide que España abarate todavía más el despido

 

La reforma laboral que el Gobierno aprobó en febrero de 2012, y posteriormente retocó en julio de ese año y en agosto de 2013 es “exhaustiva”, “ha promovido la flexibilidad interna de las empresas”, “ha reducido los costes ligados al despido de los fijos”, “ha contribuido a una significativa moderación salarial y aumentado la contratación indefinida en 25.000 nuevos fijos al mes”. Además, “tiene potencial para impulsar el crecimiento de la productividad un 0,25% cada año”. Este es el resumen ejecutivo del informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE) a la que el Ejecutivo español encargó que evaluara el impacto de la reforma laboral.

 

Se trata de efectos todos ellos positivos a ojos del Gobierno y de los propios autores del informe que, sin embargo, también hacen sugerencias para optimizar más los resultados de la reforma. “España puede y debe hacer aún mas esfuerzos en el mercado laboral”, dijo ayer el director de Empleo, Trabajo y Asuntos Sociales de la OCDE, Stefano Scarpetta durante la presentación de este informe en Madrid. Por ello, el informe de esta organización hace una serie de recomendaciones que, no son vinculantes, pero “espera que el Gobierno tenga en consideración” para próximos retoques de la normativa laboral. Estas son las recetas de la OCDE en el corto plazo para el mercado de trabajo español:

 

1 Abaratar el despido. Según la OCDE la reforma laboral española “ ha reducido de manera significativa la rigidez de la legislación que regula los despidos” y ha rebajado “de forma importante” el coste de las indemnizaciones por extinción. Sin embargo, los expertos de esta organización consideran que las indemnizaciones por despido de los trabajadores indefinidos “siguen situándose entre las más elevadas de la OCDE”. Por ello, Scarptetta apuntó a la necesidad “en un futuro próximo” de plantearse una nueva rebaja, en línea con la media de los países de esta organización, que se sitúa en 24 días por año trabajado frente a los 33 días por año trabajado y un máximo de 24 mensualidades, de los despidos improcedentes en España en la actualidad. Y proponen al Ejecutivo que reduzca aún más” los costes por extinción ordinaria para las grandes empresas”.

 

2 Menos despidos colectivos nulos. Según sus observaciones, la reforma, que eliminó la autorización administrativa en los despidos colectivos, ha reducido el recurso de las empresas a este tipo de ajuste, “por el aumento de la incertidumbre jurídica”, ya que son ahora, en mayor medida que antes de la reforma, los jueces quienes tienen la última palabra. Así, para rectificar este efecto y facilitar los despidos colectivos a las empresas, la OCDE defiende que este tipo de despido solo se pueda declarar nulo –y, por tanto que suponga la readmisión del trabajador en los casos de discriminación “extrema” y no también por defectos de forma, como ocurre en la actualidad. En este punto reclaman también eliminar otros costes como el pago del desempleo a los mayores despedidos o la financiación de los planes de recolocación.

 

3 Intermediación y seguro de paro. El informe sugiere la necesidad de que el Gobierno “se asegure de que los subsidios de desempleo y los servicios públicos de empleo son capaces de animar y ayudar rápidamente a encontrar trabajo a los parados. A este respecto, Scarpetta matizó que la OCDE no aconseja un recorte de las prestaciones pero sí que, en cierta forma, su cobro se vincule más a la búsqueda activa de empleo.

 

4 Periodo de prueba más amplio. La “evidencia empírica”, dice la OCDE, demuestra que el periodo de prueba en España –entre dos y seis meses, modificable por convenio– es “demasiado breve” para las empresas que no pueden acogerse al contrato de emprendedores (que tiene un año de prueba con despido gratuito). Así piden ampliarlo con carácter general por lo menos a seis meses que es la media europea.

 

Los 25.000 fijos más al mes por la reforma

Según las estimaciones de la OCDE, desde la aprobación de la reforma, se han creado cada mes 25.000 nuevos contratos indefinidos, fundamentalmente en empresas de menos de cien trabajadores. Este dato llamó ayer la atención en la rueda de prensa en la que los responsables de la OCDE presentaron su informe. Su contabilidad incluye los contratos de emprendedores que se firman cada mes (unos 7.000 de media), las conversiones de temporales en fijos (unos 4.000) y el resto es un cáluco de sus expertos sobre cuántos nuevos indefinidos no se habrían creado si no hubiera sido por la reforma.

 

En materia salarial, la OCDE cree que la mitad de la reducción del 3,2% de los costes laborales desde finales de 2011 es atribuible a la reforma. Y apelan por seguir con la actual moderación salarial y que los sueldos estén totalmente ligados a la productividad de la empresa.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación