La denominada «tasa gris» en la Unión Europea se sitúa en torno al 27%, lejos del 40% de países como Japón, o del 10% de India, México, Turquía y Brasil

España cuenta actualmente con una proporción de población mayor de 65 años sobre población activa del 26%. Esto supone que, por cada cuatro profesionales en edad de trabajar, hay una persona jubilada. A esta proporción se le conoce con el nombre de «tasa gris». En cifras absolutas, hay 8,3 millones de personas con más de 65 años frente a la población en edad de trabajar, 31,4 millones, según un estudio realizado por Randstad en colaboración con la Universidad de Sheffield, Regioplan Policy Research y SEO Economic Reseach.

 

La denominada «tasa gris» en la Unión Europea se sitúa en torno al 27%, lejos del 40% de países como Japón, o del 10% de India, México, Turquía y Brasil. Sin embargo, el envejecimiento de la población activa, el descenso de las tasas de natalidad y la mayor esperanza de vida por las mejoras sanitariosconllevan un aumento progresivo de este ratio. El informe de Randstad pone de manifiesto que todos los países analizados sin excepción aumentarán su tasa en los próximos años.

 

Este incremento supone, en algunas regiones, un problema para la financiación del estado del bienestar, más aun cuando registra tasas de paro elevadas. El sistema impositivo a empresas y trabajadores es una importante fuente de financiación que permite el mantenimiento de los sistemas de protección social. En este sentido, las tasas de desempleo, unidas al descenso de la población activa suponen una dificultad añadida en lo que a recaudación se refiere.

 

Las previsiones elaboradas por Randstad prevén un descenso prolongado de la mano de obra en Europa en los próximos años. En la actualidad, este continente cuenta con 336 millones de profesionales en edad de trabajar, una cifra que descenderá un 2% en 2020 y hasta un 6% en 2030, cuando se estima que habrá 20 millones menos de potenciales empleados.

 

Para valorar la importancia de este descenso en términos de empleo, se debe tener en cuenta el aumento de personas mayores de 65 años. En este caso, el incremento entre 2014 y 2030 se sitúa en 32 millones. Actualmente, este colectivo engloba a 92 millones de personas, una cifra que en 2030 alcanzará los 124 millones.

 

En España, por su parte, la estimación es que se registre un descenso de un millón de profesionales activos en 2030, mientras los mayores de 65 años se incrementarán en 3 millones. Esta relación provocará un aumento de la «tasa gris» desde el 26% actual hasta el 38% en 2030.

 

El informe también revela que Japón es el país que experimentará un mayor descenso de profesionales en edad de trabajar, con una caída cercana al 12% en 2030. Esto supondrá, en términos absolutos, la pérdida de más de 10 millones de potenciales empleados, pues descenderá de los 78,6 millones de población activa actual hasta los 68,9 millones en 2030.

 

En China se estima que este colectivo se mantenga al mismo nivel en los próximos años, pero los mayores de 65 años se duplicarán. Los países en los que se prevé los aumentos de población activa más pronunciados son India y México, con variaciones superiores al 25%. Australia registra un incremento del 18%, y Brasil, del 10%.

 

En el caso de Estados Unidos, se calcula que crecerá un 6% la cifra de personas en edad de trabajar, lo que supone un aumento desde los 209 millones actuales hasta los 221 millones en 2030.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación