Emergen los jóvenes emigrantes sobradamente preparados (JESP)

La feroz crisis económica que asola España ha provocado que se haya pasado de aquellos agresivos JASP (jóvenes aunque sobradamente preparados) que presumían de sus altas capacidades a pesar de su corta edad a otra generación: los JESP (jóvenes emigrantes sobradamente preparados). Pertenecer a este segundo grupo ya no es motivo de tanto orgullo, sino que es visto como el único recurso posible ante una economía en recesión y unas cifras de paro de más de 5,2 millones de personas.

 

De lo que no parece haber dudas es que los jóvenes españoles cuentan con un alto nivel de preparación. Según el último informe de la OCDE Panorama de la educación 2011, entre todos sus habitantes de 25 a 34 años, España cuenta con un 38% de universitarios, porcentaje superior a la media de la OCDE (37%) y de la UE (34%) y también superior a la proporción de la mayor parte de los países europeos considerados.

 

10% demandas de empleo

 

Sin embargo, según sendos análisis realizados por la Federación de pymes de consultoría (Fenac) y el grupo Adecco llaman la atención sobre el hecho de que cada vez más jóvenes optan por emigrar a otros países en busca de una oportunidad. En su mayoría se trata de ingenieros, arquitectos, profesionales sanitarios e informáticos, entre otros.

 

Es más, las últimas cifras sobre flujos migratorios efectuadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) destacan cómo el saldo entre las personas que entraron en España (417.523) y aquellas que decidieron marcharse (507.740) fue negativo por primera vez después de muchos años. Gracias a estos números se sabe que desde comienzos de 2008 hasta finales del año pasado el número de españoles residentes en el extranjero se incrementó en 307.900 personas, tal y como refleja el censo electoral (CERA).

 

Por comunidades autónomas, Canarias, Baleares y La Rioja fueron las que experimentaron un mayor incremento de expatriados a otros países, con avances del 51,5%, 44,4% y 39,4%, respectivamente.

 

Entre los motivos que suelen justificar estas migraciones, Adecco sitúa como la principal la difícil situación del mercado laboral español con un incremento continuado del paro. No obstante, también hay que tener en cuenta otro hecho, como es que las empresas españolas se focalicen cada vez más en mercados con mayor potencial de crecimiento. Las empresas del Ibex 35 generan ya más del 50% de su negocio fuera de España.

 

Todo apunta a que esta situación no solo no va a frenarse, sino que mientras la recuperación no llegue, cada vez serán más quienes opten por salir al extranjero. El número de demandantes de empleo para trabajar fuera se ha duplicado desde que comenzó la crisis y en la actualidad representan el 10% de quienes se acercan a las oficinas de Adecco en busca de ofertas de trabajo en el extranjero.

 

A corto plazo, expertos como el vicepresidente de Fenac y de la Comisión Laboral de CEOE, Francisco Aranda, consideran esta fuga de talentos un peligro para el mercado laboral español por la pérdida del conocimiento y experiencia de estos profesionales. Otros, sin embargo, como Adecco, prefieren destacar que a largo plazo quienes regresen lo harán con know how de otras culturas y una visión más amplia y abierta de su profesión.

 

Las cifras

 

25,6% aumentó desde 2008 el número de españoles mayores de edad residentes en el extranjero.

 

50% de los españoles que decide salir al exterior a buscar trabajo lo hace a Europa.

 

Ingenieros a Alemania y sanitarios a Reino Unido

 

Casi todas las semanas se da a conocer la oferta promovida por algún país para contratar a profesionales extranjeros. No obstante, los perfiles buscados distan bastante entre sí y están íntimamente relacionados con la situación de sus economías. Así, por ejemplo, en países desarrollados como Alemania, con un imparable envejecimiento de su población, existe una gran necesidad de contratar a jóvenes cualificados, principalmente ingenieros y profesionales de las tecnologías de la información. Es el caso también de Noruega, donde además se buscan otros perfiles, como electricistas, fontaneros y carpinteros con experiencia de tres años y altos conocimientos de inglés. Reino Unido continúa requiriendo personal sanitario para sus hospitales, pero también demanda mano de obra para el sector turístico y de hostelería. Francia tiene abiertas convocatorias para enfermeras y fisioterapeutas.

 

En los países emergentes del este de Europa, como Polonia o la República Checa, con sus infraestructuras en pleno desarrollo, son los arquitectos e ingenieros los más buscados. Y, por último, Argentina, Chile, México y especialmente Brasil, gracias a su fuerte crecimiento, necesitan mano de obra altamente cualificada en casi todos los sectores y están agilizando sus legislaciones para hacer las contrataciones más ágiles.


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación