Los españoles perderán este año 20.000 millones de renta disponible

España ha entrado en la segunda fase de la recesión. La economía seguirá destruyendo empleo pese a la moderación salarial, empujada por el incremento de la presión fiscal y los recortes del gasto público. La combinación de estas tres variables, junto con la inflación, provocará una pérdida de renta disponible real en los hogares de unos 20.000 millones de euros en 2012.

 

La duración de la crisis, prolongada por los problemas de la deuda soberana europea y los programas de ajuste que tratan de atajarla, está pasando una elevada factura a los agentes económicos, especialmente a los hogares. Tras cuatro años de recorte de la renta disponible, 2012 no será aún el punto de inflexión. La intensa pérdida de empleo prevista y la subida casi nula de los sueldos provocará una abultada dentellada a las rentas de los asalariados, que se intensificará con las fuertes subidas de impuestos aprobados a principios de año.

 

La renta disponible de los hogares es el motor fundamental de la economía en un país con alta dependencia de la demanda interna, y más concretamente del consumo privado. Si en 2011 la demanda interna se contrajo un 1,3%, todo apunta a un debilitamiento adicional este año. Las variables de renta y riqueza no dejan lugar a las dudas. La riqueza financiera neta de las familias -la diferencia entre los ahorros y préstamos- se ha reducido un 4%, y la inmobiliaria, otro 4,2%, según los datos disponibles en el Banco de España. El efecto pobreza que generan ambos indicadores incide directamente sobre el nivel de consumo y la inversión, aunque no pueda cuantificarse.

 

Pero sí es medible la pérdida de recursos de los hogares vía salarios e impuestos. Si como estima el Banco de España este año la economía destruye un 3% de los empleos existentes (cerca de 600.000), y los salarios apenas suben un 0,5% (de cumplirse a rajatabla el acuerdo salarial entre patronal y sindicatos), y teniendo en cuenta que la inflación puede restar 1,5% del valor de las remuneraciones percibidas, la pérdida de las remuneraciones salariales superará los 20.000 millones de euros.

 

La remuneración de los asalariados aumentará en torno a 2.518 millones de euros en el año (un 0,5% de los 503.600 millones de euros que la Contabilidad Nacional registra como remuneración salarial de 2011), pero la pérdida de puestos de trabajo supondrá un descenso de la renta nominal de unos 15.184 millones de euros, y el deflactor del consumo restará 7.365 millones de euros adicionales. Por tanto, la contracción de la renta salarial real se situará en 20.031 millones.

 

Pero los hogares españoles tendrán una merma sensible en la renta generada en 2012 por la fuerte subida del impuesto sobre la renta, el aumento de los impuestos sobre el capital y el avance del impuesto sobre bienes inmuebles. En concreto, y según cuantificación del Gobierno, estos tres conceptos supondrán un sobreesfuerzo para los contribuyentes de 6.275 millones de euros al año. Por tanto, las pérdidas acumuladas (salarios más impuestos) ascenderían a 26.306 millones de euros.

 

Únicamente puede aliviar esta abultada contracción de renta las indemnizaciones por despido y el seguro de paro del colectivo que pierda el empleo, aunque el comportamiento ante consumo e inversión de los desempleados cambia tan radicalmente como lo hacen sus expectativas vitales. Si la pérdida de empleo llega a las 600.000 personas estimadas por el Banco de España, y teniendo en cuenta que la prestación media por desempleo del Inem asciende a 860 euros mensuales, recibirían una renta de unos 6.200 millones de euros. En definitiva, con esta cantidad quedaría neutralizado el impacto contractivo de la subida de impuestos en materia de renta disponible.

 

Cabe destacar que la renta disponible de los hogares depende también de los ingresos por la vía de las indemnizaciones por despido o las rentas de la propiedad, cuya evolución es muy complicada de estimar. Sí se espera una importante caída de los dividendos.

 

1.500 euros por hogar

 

l La pérdida por hogar de renta disponible real será de algo más de 1.538 euros este año, teniendo en cuenta que en España están contabilizados 13 millones de hogares. Mientras unos pueden perder toda la renta salarial si pierden el empleo, otros solo soportarán la subida del impuesto sobre la renta (IRPF).

 

l Un mes de sueldo. La cantidad media de pérdida de renta disponible real por hogar es casi homologable a una mensualidad en las familias con alta dependencia de rentas del trabajo, que son la mayoría.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación