La Seguridad Social ingresará 8,64 millones más por los cambios en los autónomos

El Gobierno prevé que la Seguridad Social ingrese este año unos 8,64 millones de euros adicionales por el aumento de la base de cotización de los trabajadores autónomos con diez o más empleados a su cargo, modificación incluida en el decreto ley de Reformas en materia de infraestructuras y transportes y otras medidas económicas, que fue aprobado en el Consejo de Ministros del 24 de enero y que aún debe ser convalidado por el Congreso.

 

Así consta en la memoria normativa del decreto, a la que ha tenido acceso Europa Press, y en la que el Ejecutivo asegura haber hecho el cálculo “siguiendo criterios de máxima prudencia” tras reducir de 50 a diez los trabajadores necesarios para que el autónomo empleador tenga como base de cotización mínima la del grupo 1 del Régimen General.

 

Para ello, el decreto modifica la Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2014, de modo que la cotización de los afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social que tengan contratados a diez o más trabajadores por cuenta ajena se “acerque” a partir del mes de febrero a lo que cotizan esos empleados.

 

Además, este cambio de los Presupuestos del actual ejercicio conllevan una reducción de 1% en el tipo de cotización previsto inicialmente para la contingencia de desempleo en los contratos de duración determinada a tiempo parcial.

 

Impuesto Sociedades

Por otra parte, el decreto ley también recoge un cambio en la Ley del Impuesto sobre Sociedades, para prorrogar a 2014 la medida que ya se ha aplicado en los dos últimos ejercicios, de modo que el porcentaje de retención o ingreso a cuenta aplicable en Sociedades sea el mismo que en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

 

De este modo, los contribuyentes que tributan por Sociedades no estarán sujetos a un porcentaje de retención o ingreso a cuenta del 19% sino del 21%, para “evitar que las entidades afectadas por retenciones se vean obligadas a cambiar sus sistemas informáticos para establecer una distinción entre personas físicas y jurídicas”, explica el Gobierno.

 

“Esta medida no debería ocasionar, en principio, incidencia alguna de carácter económico, presupuestario y recaudatorio a medio plazo, ya que se trata de un aumento de los pagos a cuenta que, posteriormente, se recuperarán en el momento de la liquidación anual y sin que se modifiquen los tipos del gravamen de Sociedades”, precisa la memoria, en la que se reconoce que la equiparación debía haberse incluido directamente en los Presupuestos.

 

Así, el cambio supone un incremento de la recaudación de 193 millones de euros --166 millones en 2014 y 27 millones más en 2015--, que luego se compensarán cuando se haga la liquidación del Impuesto de Sociedades al año siguiente de la tributación.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación