Autónomos y pymes que contraten jóvenes fijos tendrán ayudas de 3.600 euros

A medida que se conocen los datos del paro, aumenta la preocupación del Gobierno por la profunda crisis del mercado de trabajo y, en especial, por el elevado desempleo juvenil.

 

Por esta razón, el Ejecutivo ha preparado una batería de medidas contundentes para intentar reducir estas cifras. Y, todo ello, a través del emprendedor, los autónomos y las pequeñas –o pequeñísimas– empresas.

 

Dentro de los estímulos a la contratación indefinida, el Gobierno plantea una bonificación –subvención– en la cotización empresarial de la Seguridad Social hasta de 3.600 euros anuales para los contratos indefinidos con menores de hasta 30 años.

 

Dentro de la Estrategia para el Empleo y la Ley de Emprendedores, el Ejecutivo plantea esta propuesta con el contrato de apoyo a los emprendedores, de menos de 50 trabajadores, que inició la reforma laboral. De hecho, la propuesta a los empresarios, los sindicatos y las organizaciones de autónomos triplica las subvenciones de hasta 3.600 euros anuales que actualmente regula este contrato y sólo con un año de duración. Es decir, ahora la empresa recibe 1.000 euros, durante el primer año; 1.100 euros, durante el segundo año, y 1.300 euros al año durante el tercer ejercicio.

 

Este contrato está contemplado para que pueda ser utilizado por empresas de hasta 50 trabajadores, y además ya tiene una deducción fiscal por trabajador de 3.000 euros durante el primer año.

 

Hasta 6.000 euros
Por lo tanto, un pequeño empresario que contrate desde el primer momento, de forma indefinida, a un joven menor de 30 años podría recibir hasta 6.600 euros durante el primer año. Un gasto fiscal que podría colisionar con la lucha contra el déficit público.

 

No obstante, el Gobierno plantea un modelo de contrato parecido, pero para los autónomos y empresas de hasta cinco trabajadores, y fuera del contrato de apoyo al emprendedor.

 

El incentivo propuesto es la supresión total de las cotizaciones de Seguridad Social por el primer trabajador joven que la empresa contrate. Siempre, salvo la cuota de accidentes y enfermedades profesionales. Eso sí, la ayuda estará condicionada a que el contrato supere los 18 meses de duración, “salvo despido procedente”. Además, para beneficiarse de este contrato, que puede ser a jornada completa o a tiempo parcial, la empresa tendrá que cumplir los siguientes requisitos: la contratación del joven debe suponer un aumento de plantilla, “para evitar el efecto sustitución” de empleados más veteranos. En segundo lugar, el trabajador “no puede haber tenido un vínculo laboral anterior con la empresa”.

 

Incluso, el contrato para jóvenes en microempresas es también una propuesta de larga duración. El Ejecutivo plantea que la medida dure “hasta que la tasa de paro se sitúe por debajo del 15%” de la población activa. Es decir que, en el mejor de los casos, este modelo de contrato podría durar durante dos legislaturas. Hasta 2020.

 

Según el Ministerio de Empleo, 921.804 empresas de hasta cinco trabajadores podrían buscar nuevos empleados entre 1.238.543 parados menores de 30 años.

 

Junto a estas dos fórmulas anteriores de apoyo a la contratación de jóvenes desempleados, el Ejecutivo anuncia una propuesta para que los emprendedores puedan dar trabajo a parados de larga duración mayores de 45 años o beneficiarios del Plan Prepara. Es decir, de las ayudas de hasta 450 euros mensuales que está vigente para los desempleados que hayan agotado todas las prestaciones por desempleo. Eso sí, a cambio de que se comprometan a aceptar propuestas de empleo o formación.

 

Mayores de 45 años
Los jóvenes emprendedores que contraten a desempleados mayores de 45 años tendrán una reducción total de las cotizaciones a la Seguridad Social durante el primer año de vigencia del contrato.

 

Como en el resto de las fórmulas, para asegurar al trabajador, la empresa sólo tiene que pagar la cuota por accidentes y enfermedades profesionales. La jornada del empleado puede ser a tiempo parcial o completa y, como en la fórmula anterior, el Gobierno quiere que esta propuesta esté vigente hasta que la tasa de paro baje del 15% de la población activa. Es decir, hasta 2020, en el mejor de los casos, si la economía empieza a crecer en 2014. Con esta propuesta, el Ejecutivo quiere que trabajadores con experiencia “puedan ofrecerla para procurar el éxito al joven empresario”.

 

Con el fin de incentivar a los jóvenes empresarios para que intenten su proyecto hasta conseguirlo, el Gobierno ha previsto dar facilidades a quienes fracasen para que puedan entrar en el paro. El autónomo podrá reanudar la percepción de la prestación por desempleo, por el tiempo que consumió mientras iniciaba la actividad como empresario. Eso sí, en este caso, el autónomo no podrá cobrar de una vez el desempleo. Es decir, lo que se conoce como capitalización del paro.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación