El empleo se ralentiza en enero por el fin de las rebajas

Enero suele ser un mes malo para el empleo, ya que se rescinden todos los contratos que se generan en la campaña de navidad. En la serie histórica del Ministerio de Empleo, que se inicia en 1995, no hay ni un solo mes de enero en el que no se haya destruido empleo. Y 2015 no ha sido una excepción, con el recorte de 199.902 puestos de trabajo. Un dato que está íntimamente ligado a la estacionalidad, ya que si se tienen en cuenta los datos desestacionalizados (depuran los efectos de las navidades y de las vacaciones), la pérdida de empleo se convierte en una ganancia de 12.612 puestos de trabajo. En la rueda de prensa de presentación de los resultados, el secretario de Estado de Seguridad Social, Tomás Burgos, lo ilustró gráficamente. “El árbol de enero no debe impedirnos ver el bosque porque la tendencia de creación de empleo se consolida”, apuntó.

 

Y los datos señalan que la economía española ha cumplido en enero un año seguido creando empleo en tasa anual. Desde febrero de 2014, cuando la afiliación a la Seguridad Social creció un 0,38% anual, se han encadenado doce meses consecutivos con tasas positivas, alcanzando el punto más alto el pasado mes de diciembre, con un avance de la ocupación del 2,55%. Esa buena evolución es la que lleva al presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, a augurar que entre 2014 y 2015 se crearán un millón de empleos. El pasado ejercicio, la ganancia de puestos de trabajo fue de 417.574, por lo que Empleo estaría barajando una cifra cercana a los 600.000 empleos nuevos para este ejercicio. Pese a ello, el número de cotizantes a la Seguridad Social a finales de enero (16,57 millones) queda lejos de los niveles previos a la crisis.

El análisis por sectores muestra como el comercio, la industria, la sanidad, la Administración Pública, las actividades administrativas y la hostelería, que concentran 8,1 millones de empleos (el 61% del total) y son las actividades más intensivas desde el punto de vista de la mano de obra, crearon puestos de trabajo con respecto a enero de 2014. De hecho, solo hay dos sectores (suministro de energía eléctrica y actividades financieras), que destruyeron empleo. Otra cuestión es si el análisis se realiza comparando enero con diciembre, en el que todos los sectores pierden empleo, en especial el comercio (32.001) y la hostelería (23.721) por el fin de la campaña de Navidad.

 

Las prestaciones por paro bajan el doble de rápido que los parados 

Este cambio de tendencia no se ha producido, sin embargo, en la calidad ni en la duración de los puestos de trabajo. El Ejecutivo, sin embargo, puso ayer énfasis en la evolución de la contratación. El número de contratos firmados en enero fue de 1,367 millones, lo que supone un incremento del 8,6% en tasa anual. De ellos, 120.239 fueron indefinidos (un 22,2% más), mientras que 1,247 millones fueron temporales (un 7,47% más). De este modo, los contratos temporales suponen el 91,2% del total firmado en enero. Otro dato que abunda en la peor calidad del empleo es el hecho de que el tiempo parcial sigue ganando terreno en la contratación temporal frente al tiempo completo. De los 1,247 millones de contratos temporales firmados en enero, 394.175 (un 31,6%) fueron a tiempo parcial, con un crecimiento del 12,5% anual, prácticamente el doble de lo que crecen los de tiempo completo.

 

5.235 millones menos en desempleo

Los contratos temporales suponen el 91,2% del total firmados en enero. De ellos, un tercio son a tiempo parcial.

 

La destrucción de empleo que se ha producido en enero como consecuencia del final de la campaña de Navidad ha tenido un reflejo directo en las cifras de desempleo. El número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo se situó al finalizar enero en 4,525 millones de personas, tras incrementarse en 77.980 desempleados respecto al mes anterior. La secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, echó mano de los datos desestacionalizados, que reflejan que el paro registrado disminuyó en 42.723 personas en el primer mes del año, el mejor dato en un mes de enero de toda la serie histórica. En los últimos doce meses, el desempleo se redujo en 288.744 personas, el mayor recorte desde 1998.

 

Esa caída ha tenido un impacto directo en el gasto en prestaciones, que sigue recortándose por un doble efecto: la creación de empleo y el agotamiento de las prestaciones, tanto contributivas como no contributivas, de los parados, especialmente los menos cualificados, ante la dificultad para encontrar acomodo en el mercado laboral. El gasto de los servicios públicos de empleo en prestaciones de desempleo fue de 1.907,2 millones de euros en diciembre, un 16,9% menos que en igual mes de 2013. En el conjunto del año, el gasto fue de 24.569 millones, lo que supone un recorte de 5.235 millones respecto al año anterior.

 

En diciembre de 2013, había 2,74 millones de beneficiarios y un año después esa cifra bajó hasta los 2,41 millones, un descenso de 330.000 beneficiarios, que ha dejado la tasa de cobertura (el número de parados que tiene algún tipo de beneficio) en el 57,6% a finales de 2014.

 

Entre los que se han quedado fuera de ese porcentaje están las 24.500 personas que, a fecha 30 de enero, han solicitado la ayuda de 426 euros destinada a parados de larga duración, con cargas familiares y que han agotado todas las prestaciones. La secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, informó que el 63% de esas solicitudes ya han sido enviadas a los servicios autonómicos para que se haga el itinerario pertinente que permita devolver a este colectivo al mercado laboral.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación