El nuevo bonificado: menor de 30 años y empleado en pymes

La actual maraña de bonificaciones al empleo estable, ha quedado en su mayor parte derogada desde el pasado domingo (aunque las ayudas vigentes se seguirán cobrando hasta el final de su duración). En su lugar, el Gobierno ha fijado dos colectivos que se beneficiarán fundamentalmente de estas ayudas, en las que se ha invertido la nada desdeñable cuantía anual de unos 3.000 millones de euros desde finales de los años noventa: los jóvenes y las pymes.

 

A falta de conocerse la cuantía que se incluirá en los Presupuestos Generales del Estado para 2012, de momento se conoce el perfil del beneficiario de las nuevas ayudas. En primer lugar y como se esperaba, las bonificaciones se centrarán en los menores de 30 años y, como novedad, se fija el colectivo de empresas de menos de 50 trabajadores para concentrar la mayor parte de los incentivos.

 

Así solo estas pymes podrán suscribir el nuevo contrato fijo que lleva aparejadas bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social de entre 1.000 y 1.300 euros al año durante los tres primeros ejercicios por cada trabajador de entre 16 y 30 años que se contrate; y de entre 1.300 y 1.500 anuales por cada parado de larga duración mayor de 45 años.

 

De igual forma, solo las empresas con menos de 50 asalariados podrán beneficiarse de a una bonificación en la cuota empresarial a la Seguridad Social de 41,67 euros/mes (500 euros/año), durante tres años por la transformación en indefinidos de contratos en prácticas, de relevo (por jubilación parcial) y de sustitución por anticipación de la edad de jubilación, cualquiera que sea la fecha de su celebración. En el caso de que la contratada de forma indefinida por esta vía sea una mujer, dicha bonificación serán de 58,33 euros/mes (700 euros/año).

 

Otro colectivo joven bonificado será el de los que tengan un contrato para la formación y el aprendizaje. La empresa de menos de 250 trabajadores que haga esta modalidad contractual a un menor de 30 años que estuviera inscrito en los Servicios Públicos de Empleo antes del 1 de enero de 2012 no pagará cotizaciones a la Seguridad Social por el durante toda la vida del contrato. Y, a diferencia de la ley vigente, no necesitará que con esta contratación se incremente la plantilla. Si la empresa es mayor de ese tamaño, la bonificación de la cuota será del 75%. La conversión de estos trabajadores en fijos tendrá una reducción en la cuota empresarial de 1.500 euros anuales durante tres años (1.800 euros para las mujeres); y tampoco se exigirá que con ello aumente el volumen de indefinidos.

El Gobierno también ha mantenido otro tipo de bonificaciones, que en lugar de estar dirigidas a la contratación, tienen como objetivo contribuir al mantenimiento de las plantillas. Es el caso de la bonificación del 50% de las cuotas empresariales a la Seguridad Social por contingencias comunes, devengadas por los trabajadores afectados por un expediente de regulación de empleo (ERE) de suspensión temporal de empleo o de reducción de jornada. Esta bonificación durará mientras el trabajador esté en el desempleo temporal, sin pueda superar los 240 días. Para recibir esta ayuda, el empresario deberá mantener en el empleo al trabajador bonificado durante al menos un año tras finalizar el ERE de suspensión o reducción de jornada.

 

Trato de favor a los mayores con cargas y discapacitados

 

La nueva normativa laboral no recoge bonificaciones para colectivos de difícil integración laboral como mayores con cargas familiares o discapacitados. No obstante, en el capítulo de los expedientes de regulación el nuevo texto mantiene, al igual que recogía la ley hasta ahora, que los representantes sindicales tendrán prioridad de permanencia en la empresa cuando esta acometa un despido colectivo.

 

Si bien ahora añade que "mediante convenio colectivo o acuerdo alcanzado durante el periodo de consultas se podrán establecer prioridades permanencia a favor de otros colectivos como trabajadores con cargas familiares, mayores de determinada edad o personas con discapacidad".

 

Esto no obliga a su permanencia en la empresa pero refuerza su posición en las negociaciones.

 

En materia de despidos colectivos y prejubilaciones, la ley también se modifica de forma que lo que abonen las grandes empresas por las prestaciones y subsidios de mayores de 50 años que incluyan en sus ERE ya no se destinará enteramente a acciones de reciclaje profesional de estos trabajadores.

 

En su lugar, la nueva normativa solo dice que "al menos el 50%" de las cantidades que se recauden por este motivo se destinarán a las acciones de reinserción profesional de mayores de 50.

 

En cualquier caso, en un mes el Gobierno deberá desarrollar reglamentariamente los ERE, con especial atención al periodo de consultas y la recolocación de los afectados.

 

Otras ayudas a la contratación

 

50% es el porcentaje de la prestación por desempleo del nuevo contratado fijo que cobrarán las pymes.

 

3.000 euros de ayuda fiscal para pymes que contraten un primer asalariado joven

 

100% es la bonificación para empresas de menos de 250 trabajadores por contratos de formación.

 

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación