Montoro dice que la reforma no creará empleo y De Guindos prevé efectos positivos a medio plazo

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dijo hoy que la reforma laboral aprobada por el Gobierno no creará empleo por sí misma y apuntó que, aunque es una condición necesaria para ello, también se necesita que fluya el crédito, que las empresas vendan más y se recupere el mercado interno.

 

"Nadie espera que -la reforma laboral- en sí misma sea capaz de crear empleo", afirmó Montoro, que destacó que el texto aprobado el pasado viernes sí actuará de "cortafuegos" para frenar la "sangría" del desempleo.

 

"No podemos estar cruzados de brazos viendo que España es el país de Europa y del mundo desarrollado que más empleos ha destruido durante esta larguísima crisis", señaló el ministro en declaraciones a la Cadena Ser.

 

Montoro añadió que 2012 será un año difícil, en el que hay que hacer reformas para sentar las bases de la recuperación económica y la creación de empleo más pronto que tarde, porque España ha demostrado en el pasado que es capaz de crecer y crear empleo.

 

Añadió que la reforma moderniza las relaciones laborales bajo tres planteamientos: permitir que la evolución de los salarios se acerque más a la realidad de las empresas, favorecer la empleabilidad y clarificar las condiciones de los contratos para dar seguridad tanto a los empleadores como a los trabajadores.

 

El ministro lamentó que la reforma se simplifique bajo el titular de que "abarata el despido", porque, subrayó, "hace más cosas", al tiempo que aseguró comprender que sea rechazada por los sindicatos porque "tampoco se tienen que reconocer -en ella- todos los agentes sociales".

 

El ministro pidió a los agentes sociales que flexibilicen sus posturas, y señaló que con la reforma aprobada, el Gobierno pretende que se puedan buscar "acuerdos de mínimos", antes que "enfrentamientos".

 

De Guindos ve efectos positivos a medio plazo

Por su parte, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha asegurado este lunes que la reforma laboral aprobada por el Gobierno tendrá "sin duda" efectos positivos sobre la economía española "a medio plazo".

 

Preguntado por el motivo por el que el Gobierno ha 'roto' sus promesas electorales de no abaratar el despido y subir impuestos, De Guindos ha subrayado que el Ejecutivo ha tenido que tomar medidas "prácticamente sobre la marcha" ante la nueva recaída que ha experimentó la economía desde el verano sin haberse recuperado todavía de la recesión que empezó a sufrir a finales de 2008.

 

"En muchos casos (estas medidas) no han sido plato de gusto, han sido impopulares y contrarias, pero es que no teníamos otro remedio. Nos hemos visto arrastrados en muchas ocasiones por una situación bastante peor de lo que se proyectada", ha afirmado.

 

El ministro ha destacado que la reforma aprobada es "agresiva con las causas" que han llevado a España a ser el "peor" país desde el punto de vista laboral y "ambiciosa desde el punto de vista de la contratación futura".

 

De Guindos, en declaraciones a la cadena Cope recogidas por Europa Press, ha subrayado que la reforma laboral es "una pieza muy importante de la estrategia global de política económica del Gobierno".

 

Dicha estrategia, ha explicado, ha llevado al Ejecutivo a aprobar en un mes y medio "un conjunto de medidas que pueden ser discutibles, pero que han sido las más importantes y profundas en muchísimas décadas". "Se está recuperando el tiempo perdido porque España ha perdido mucho tiempo desde el punto de vista de la estrategia económica", ha destacado.

 

"En ningún país de la eurozona se ha pasado de una tasa de paro del 8% al 23%, con un paro juvenil inasumible, del 50%, y eso con la legislación que teníamos. No sé cómo ha evitado el coste del despido que teníamos anteriormente que se hayan despedido a 2,3 millones de personas en España", ha dicho.

 

"Aquí lo que se prima es el empleo"

Para De Guindos, era "imprescindible" una modificación "sustancial" de la regulación laboral porque en épocas de desaceleración, las empresas despedían a sus trabajadores temporales, lo que explica que la tasa de paro juvenil alcance casi el 50% en España.

 

Preguntado por si la reforma laboral prima a los empresarios por encima de lo sindicatos, De Guindos ha dejado claro que "aquí lo que se quiere primar es el empleo". "Los empresarios lo que quieren es contratar y que les vaya bien las cosas. Yo no he encontrado todavía a ningún empresario que lo que quiera es echar trabajadores", ha indicado.

 

El ministro ha afirmado que lo que va a permitir la reforma "en última instancia", pero no de manera inmediata, es aumentar la productividad y la competitividad dado que es una ley que actúa "en muchos frentes" y que precisamente tiene como una de sus grandes y ventajas que es "muy amplia". "Es verdad que hay un antes y un después", ha añadido.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación