La patronal defiende un copago para desempleados

Cecot y las Cámaras de Comercio ven factible cobrar a desempleados mientras los sindicatos cargan contra la propuesta

 

Las patronales catalanas consideran un paso importante que las agencias privadas de colocación puedan ofrecer servicios del antiguo Inem a los parados. Sin embargo, algunas organizaciones piden una reforma más en profundidad del Servei d'Ocupació de Catalunya (SOC) con el fin de superar «la desconfianza» en las agencias privadas y van más allá al defender que se abra la puerta a una fórmula similar al copago para desempleados por ciertos servicios.

El secretario general de la patronal de Cecot, David Garrofé, y Narcís Bosch, director gerente del Consell de Cambres de Catalunya, defendieron, en una comparacencia en el Parlament sobre la reforma del SOC, la conveniencia de cobrar a los parados por la prestación de determinados servicios que hasta ahora se han mantenido bajo el principio de la gratuidad universal con el fin de aprovechar mejor los recursos y aumentar la eficiencia de las políticas activas de empleo.

Garrofé puso como ejemplo de su propuesta, a petición de algunos diputados, una posible fianza o paga y señal para los parados que participen en algunos cursos de formación, a los que se devolvería al finalizar las clases, con el fin de reducir un índice de abandono que llega al 20%. «Ante ese problema de abandono de las políticas activivas podemos optar por no abordarlo o intentar hacerlo con una fórmula que ya sé que no es muy popular», destacó el dirigente empresarial.

 

Más servicios privados

Para Narcís Bosch, el establecimiento de un copago «no sería una barbaridad, sino que se podría llevar a cabo perfectamente». La representante de Foment del Treball, Yesika Aguilar, indicó que en la reforma se percibe «un recelo» hacia el papel privado y defendió una participación «más activa y sin reservas» de las agencias privadas de colocación.

Los portavoces de algunos partidos de la oposición recordaron a los representantes de la patronal el principio de la gratuidad universal de los servicios públicos de empleo, recogido en los convenios con la Organización Internacinal del Trabajo (OIT) firmados por el Estado español. «Lo que plantean ustedes supondría romper ese principio de gratuidad», advirtió Montse Capdevila, diputada del PSC.

La propuesta empresarial también levantó ampollas entre los sindicatos, aunque se obvió durante el debate posterior en el Parlament. Para Joan Carles Gallego, secretario general de CCOO de Catalunya, el sindicato «está radicalmente en contra de abrir la puerta al copago para parados, que supondría una distorsión peligrosa y una marginación de los desempleados más necesitados».

La secretaria de Trabajo de UGT de Catalunya, Laura Pelay, también rechazó frontalmente el copago en el ámbito laboral al considerar que «la OIT lo prohíbe explícitamente y empobrecería la clase popular».

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación