La jubilación anticipada será más costosa y difícil de conseguir

 La medida llegará en abril y prevé endurecer las condiciones de acceso a la pensión antes de los 67 años

 

Los mayores de 50 años son los más afectados por las reformas de las pensiones: se les cambian las reglas del juego cuando están a punto de cruzar la puerta de la jubilación o en los años más importantes para calcular su futura pensión. Así ocurrió con la Ley de la Seguridad Social de 2011; y así sucederá con los cambios que prepara el Gobierno para acotar, de nuevo, la jubilación anticipada.

 

Las modificaciones son significativas, porque muchas empresas están recurriendo a esta fórmula para reducir plantilla. Pero ni quienes ya se encuentren incluidos en esos planes de reestructuración, ni quienes vayan a estarlo a partir de ahora podrán librarse de los cambios, que llegarán previsiblemente a partir de abril y que implicarán una prejubilación más exigente, más avanzada en edad y con un coste para el ciudadano superior al actual.

 

Hasta el año pasado, podían acceder a la jubilación anticipada los trabajadores de 61 años que tuvieran cotizados, al menos, 30 años. Ahora pueden hacerlo quienes tengan 63 años, con, al menos, 33 ejercicios cotizados; o ciudadanos de 61 años, siempre que sea como consecuencia de un despido objetivo. A este régimen de reciente aplicación le queda poco tiempo de vida.

 

Más tiempo y más años cotizados

Así lo estiman los expertos jurídicos consultados por FINANZAS.COM. «Se prevé un endurecimiento de las condiciones y se espera que la edad mínima para la jubilación pase de 63 a 64 o 65 años», explica Juan Antonio Balmaseda, experto de Optima Financial Planners. «Además, es posible que frente a los 33 años requeridos actualmente se exija más tiempo cotizado», puntualiza. Balmaseda apunta que, en cualquier caso, «los cambios se aplicarían poco a poco, y no de forma repentina».

 

Es decir, que se podría aprobar un calendario de adaptación a lo largo de varios años, como ha ocurrido con la prolongación de la vida laboral hasta 2027. «Sería necesario aplicarlo desde el primer momento, aunque sea antipopular y posiblemente se prolongará a lo largo del tiempo», afirma Luis Sáez de Jáuregui, director de Vida, Pensiones y Servicios Financieros en AXA España.

 

Estos cambios complican los planes que tenían hasta ahora muchos trabajadores. Por ejemplo, quienes se encuentran inmersos en los programas de despidos de empresas, por los que las compañías cotizaban por ellos, a través de convenios especiales con la Seguridad Social, hasta los 61 o 63 años. «La norma afectará a todos los trabajadores acogidos a estos planes, ya se hayan firmado antes o después de la reforma de abril», explica Juan Antonio Balmaseda. «Es posible que tengan que esperar algunos meses más para poder acceder a la jubilación anticipada», explica.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación