Rajoy lanza hoy en el Congreso un plan para reactivar el crédito a pymes

El objetivo final del ambicioso proceso de auditoría, saneamiento y reestructuración al que se ha sometido a la banca española es el de reactivar la concesión de créditos, fundamentalmente a pymes, que constituyen más del 90% del tejido productivo y tienen en sus manos el crecimiento y el empleo del país. Encauzada la reforma financiera hacia su etapa final, el Gobierno pretende ahora demostrar la eficacia de esta medida y aportar vías alternativas de financiación que insuflen vida a las empresas mientras se normaliza la banca. Mariano Rajoy prevé aprovechar el debate del estado de la nación, que se celebra hoy en el Congreso, para anunciar las líneas maestras de su plan.

 

Estas, o al menos buena parte de ellas, han sido consensuadas en los últimos días con las entidades, a las que el Ministerio de Economía ha venido solicitando propuestas concretas para reactivar el crédito, según revelan fuentes del sector. La negociación ha afectado particularmente al plan del Gobierno para potenciar las líneas de préstamo del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que este año ha dispuesto 22.000 millones de euros, especialmente destinados a pymes y a su internalización. La banca reclama que el Estado soporte la mayor parte del riesgo en estas líneas y que rebaje el interés del 2% para permitirles obtener más margen al comercializar sus créditos, lo que podría fundamentar algunos de los anuncios de hoy.

 

Otro de los interlocutores que ha tenido estos días el Gobierno es el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que ya viene colaborando con el ICO en líneas de financiación y se prevé que tenga un papel destacado en el nuevo plan de apoyo a pymes, tras desembolsar 500 millones en diciembre para este fin.

 

Con todo, asociaciones empresariales y de autónomos, como Cepyme o UPTA, vienen advirtiendo que "el ICO no tiene sentido si se convierte en una entidad financiera más, que utiliza los mismos criterios en las concesiones que la banca privada", haciendo de las condiciones de solvencia y patrimonio requeridas una "barrera infranqueable para la mayoría de las empresas".

 

Atendiendo a este reclamo, el Gobierno ha reservado este año 200 millones del ICO a préstamos avalados por sociedades de garantía recíproca, aunque podría no ser suficiente. Por eso, y porque así lo impone el memorando de entendimiento (MoU) -el pliego de condiciones que puso la troika a la concesión del rescate bancario-, el Gobierno también ultima vías de financiación alternativas a la banca, como es el caso del Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF). Se trata de una plataforma de pagarés cotizados que debe permitir a las pymes un acceso directo a financiación en los mercados. Aunque esta medida no está madura, fuentes cercanas al proyecto señalan que debería estar diseñada entre marzo y abril para su lanzamiento operativo en junio.

 

Plazos ajustados teniendo en cuenta que el mecanismo requeriría algunos cambios normativos, como flexibilizar la capacidad de las sociedades anónimas para emitir títulos de renta fija, o un procedimiento de rating para las pymes participantes, para el que se postulan compañías como Axesor.

 

En paralelo a los esfuerzos del Gobierno, y apremiados por este, las distintas entidades financieras han ido poniendo en marcha algunas iniciativas privadas para facilitar el crédito a las pymes. Así lo hacían Popular, Bankia y Sabadell esta misma semana. No en vano, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, recordaba hace unos días en el Congreso español que la banca ya está en condiciones de dar crédito y dijo que espera ver una reactivación en la segunda parte del año. El responsable económico y vicepresidente de la Comisión Europea, Olli Rehn, advirtió, a su vez, en su última visita a Madrid, que un crédito escaso y caro es "el cuello de botella" que impide respirar a España, señaló. Aunque la corrupción o el paro prometen acaparar buena parte del debate de hoy, Rajoy pretende que su remedio a este embudo sea protagonista.

Cepyme pide vías de financiación no bancarias

"Sin acceso a crédito, las pymes y los autónomos ya no están en condiciones de resistir más". Así reza el encabezamiento del comunicado emitido ayer por la patronal de la pequeña y mediana empresa, Cepyme. Un mensaje de socorro que la hermana menor de CEOE lanzó consciente de la importancia que puede tener para su sector el grado de contundencia del plan de reactivación del crédito que prevé anunciar hoy el Gobierno.

 

Cepyme denuncia "la situación de extrema gravedad por la que atraviesan" sus asociados "como consecuencia de la prolongada restricción del crédito bancario" que "explica en buena medida la importante disminución del tejido empresarial experimentada durante los últimos cinco años _(-18%)", acabando con 250.000 pymes y 300.000 autónomos". La patronal reclama al Gobierno y al Congreso que adopten hoy mismo "medidas que permitan la inmediata normalización del mercado crediticio y el fortalecimiento de los mecanismos de financiación no bancarios".

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación