Resumen de Prensa Semanal

Semana 9

24/02/2014 al 02/03/2014

Ver otras semanas

Los ocupados que quieren trabajar más horas se duplican en la crisis

cincodias.com, 24/02/2014

En España hay actualmente 2,4 millones de ocupados, que trabajan en jornadas inferiores a la ordinaria y a los que les gustaría trabajar más horas de las que trabajan. A este colectivo se les denomina estadísticamente subempleados.

 

Según esta definición, que manejan quienes elaboran la Encuesta de Población Activa (EPA), este grupo de trabajadores ha duplicado su peso durante la crisis, ya que representaban el 7% a principios de 2008 y ahora son el 14% de quienes tienen un puesto de trabajo.

 

¿Cuál es el perfil de estos trabajadores? Seis de cada diez son mujeres y en términos absolutos más de la mitad se concentran en los tramos medios de la vida laboral, entre los 25 y los 44 años. Si bien, si se tiene en cuenta el peso de este colectivo, la mayor concentración se da en los ocupados de entre 16 y 24 años, donde uno de cada cuatro jóvenes que trabajan en jornadas inferiores a la ordinaria le gustaría hacerlo un mayor número de horas. Asimismo el 73% de todos los subempleados trabajan en el sector servicios.

 

Según explica el catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona, Josep Oliver, en su último Índice Laboral, “la subocupación está contribuyendo a la moderación de la caída del empleo” en los últimos trimestres. Así, destaca que este tipo de trabajadores se ha mantenido prácticamente estable en el último año, frente a una caída del empleo neto (total menos subocupación) del 3,5%. “En el conjunto de la crisis, el subempleo emerge como una de las figuras ocupacionales que más se ha expandido, con un aumento del 72,5% (de los 1,4 a los 2,4 millones de trabajadores)".

 

Durante estos años, Oliver calcula que el empleo neto (total menos subocupación) ha caído un 24,7% entre finales del tercer trimestre de 2007 y el tercero de 2013 (de los 19,1 a los 14,4 millones), mientras que el peso del subempleo se ha doblado, del 7% al 14% citado.

 

Más jornadas parciales

Todo esto está directamente relacionado con el aumento del protagonismo del empleo a tiempo parcial. En el primer trimestre de 2008 había en España 2,4 millones de trabajadores a parcial, que suponían el 12% del total de ocupados. En la actualidad, los últimos datos indican que en el mercado laboral el 16% de los ocupados tienen jornadas inferiores a la ordinaria (2,73 millones de trabajadores).

 

Junto a este aumento de cuatro puntos porcentuales tras varios años representando alrededor del 10% de la ocupación, también se ha producido una ligera masculinización de este tipo de empleo. Así antes de la crisis, ocho de cada diez trabajadores a tiempo parcial eran mujer. Y este ratio ha descendido a siete de cada diez en la actualidad.

 

Pero si solo se tienen en cuenta los asalariados, la tasa de parcialidad actual entre ellos es aún mayor, del 21% frente al 11% de los autónomos (con o sin asalariados).

 

Por otro lado, si se toma el número de ocupados a tiempo parcial (2,7 millones) y se pone en relación con el subempleo (2,4 millones) se observa que a casi todos los trabajadores con jornadas reducidas les gustaría trabajar más horas.

 

La crisis ha destruido tres de cada cuatro empresas creadas en el boom

cincodias.com, 24/02/2014

En la etapa expansiva de la economía española, previa a la actual crisis, se crearon 334.264 empresas entre los años 1999 y 2007. Posteriormente, entre 2008 y 2013 se han destruido 184.044 sociedades, lo que, en términos netos, refleja la desaparición en las recientes recesiones del 74% de las compañías creadas en el anterior boom de la actividad en España.

 

Este dato se desprende del balance comparado entre estas dos etapas hecho por la patronal CEOE -titulado El esfuerzo de los empresariso en cifras- que, sin embargo, destaca el resultado positivo de esta comparativa al resaltar que tras el azote de la crisis aún perviven 86.664 empresas creadas en los anteriores años de bonanza.

 

Sin embargo, no todas las empresas registraron similar comportamiento. En contra de lo que se piensa habitualmente, las peor paradas no fueron las de menor tamaño sino aquellas que tienen entre 10 y 49 trabajadores. El saldo entre la creación de este tipo de compañías entre 1999 y 20007 y su destrucción entre 2008 y 2013 es el único negativo si la comparación se hace según tamaños de empresas, con 13.514 sociedades menos ahora que cuando comenzó la crisis.

 

En el resto de tramos por número asalariados, hoy sigue habiendo más compañías que en diciembre 2007. En este punto, las más perjudicadas tampoco fueron las más pequeñas, sino las medianas de entre 50 y 249 empleados, ya que, según el cálculo de CEOE, durante la crisis ha desaparecido el 88% del saldo positivo creado en el boom. Le siguen, ahora sí, las más pequeñas, con menos de 10 asalariados, que en los últimos cinco años han visto desaparecer el 65% de las creadas entre 1999 y 2007.

 

En cualquier caso, desde CEOE confirman que 2013 "marcó un cambio de ciclo tras la etapa más dura de la crisis, porque se frena la desaparición de empresas".

 

Empleo, también en positivo

En este mismo sentido, la patronal destaca que el balance de la contratación de trabajadores por parte de las empresas en estos dos periodos de la economía española también es positivo. Así, entre 1999 y 2007 se crearon 4,5 millones de empleos asalariados y en la actual crisis se han destruido 2,9 millones, lo que arroja un saldo neto favorable de 1,6 millones de trabajadores. De esta forma también se puede decir que la recesión ha destruido seis de cada diez puestos asalariados creados en la etapa expansiva.

 

Las empresas más favorecidas en materia de empleo han sido sin duda las más grandes (de más de 250 trabajadores). A pesar de que las dos recesiones sufridas por la economía española han destruido el 28% de los 1,6 millones de empleos generados entre 1999 y 2007 por estas compañías, hoy en día aún hay 1,2 millones más de trabajadores en grandes empresas que cuando comenzó la crisis.

 

Al igual que ha ocurrido con la evolución del número de empresas, las únicas sociedades que han destruido más empleo en los cinco últimos años que los que crearon a finales de los noventa y primera mitad de los 2000 son aquellas que tienen entre 10 y 49 trabajadores, que han perdido 279.215 afiliados a la Seguridad Social.

 

Menos bases imponibles positivas

La patronal hace también un análisis de la evolución empresarial en función de los impuestos que pagan las compañías. Así, aunque entre 2007 y 2011 (último año completo disponible en esta materia) las empresas declarantes del impuesto de sociedades aumentaron un 0,6% -pasando de 1.413 a 1.421 empresas-, las compañías con base imponible positiva disminuyeron un 32% en este periodo.

 

Pero, sin duda alguna, las empresas que más reforzadas han salido en el último ciclo recesivo son las exportadoras, que han crecido un 41,6% hasta las 143.614 compañías.

 

Más de 74.600 personas capitalizaron el paro para hacerse autónomos

europapress.es, 24/02/2014

Un total de 74.649 personas capitalizaron el paro en 2013 para emprender un negocio como trabajadores autónomos, un 12,6% más que en 2012, según datos difundidos este lunes por la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), que ha destacado que ésta es la medida más eficaz para impulsar el autoempleo.

 

Del conjunto de desempleados que optaron por capitalizar el paro el año pasado, el 33,9% capitalizó sólo los pagos de las cuotas de la Seguridad Social, el 65,9% eligió una capitalización parcial de la prestación y el 0,2% capitalizó completamente la prestación.

 

En total, al finalizar 2013, el número de autónomos que se beneficiaba del pago de la capitalización era de 143.482, un 1,9% más que un año antes, incluyéndose en esta cifra a los autónomos que capitalizaron en 2012 y que seguían compensándose en 2013 el pago de cotizaciones a la Seguridad Social con cargo a las prestaciones por desempleo reconocidas.

 

Dado los resultados de esta medida, UPTA ha instado al Gobierno a extenderla a otros rangos de edad dentro del colectivo, ya que actualmente el pago único sólo es posible para los jóvenes desempleados que se constituyen como autónomos hasta los 30 años y para las mujeres de hasta 35 años.

 

Según UPTA, los jóvenes de hasta 30 años son los que tienen menos derechos de prestación acumulados, lo que explica que el pago único de la prestación por desempleo sea la fórmula menos utilizada por ellos.

 

El segmento que más se benefició de esta medida fue el grupo de 35 a 39 años, con el 23,9%, seguido del tramo de 40 a 44 años (20,9%), mientras que el menores de 30 años concentró el 9,1% de los beneficiarios.

 

Del total de beneficiarios registrados en 2013, el 71,8% son hombres, el 94,7% son trabajadores autónomos, el 2,4% socios de cooperativas, el 0,2% proceden de entidades mercantiles, y el 2,7% son socios de sociedades laborales.

 

Los trabajadores afectados por ERE rozan los 380.000 en 2013

elpais.com, 26/02/2014

Seis de cada diez empleados se vieron inmersos en procedimientos donde la causa alegada era económica

 

Los expedientes de regulación de empleo siguen cobrando víctimas. El año pasado, 379.971 trabajadores fueron afectados por un ERE. Según datos provisionales del Ministerio de Empleo, los procedimientos autorizados por las autoridades laborales o comunicados a las mismas se redujeron un 21,4%. Se trata del primer descenso anual de los trabajadores afectados por regulaciones de empleo desde 2010, año en el que los afectados descendieron un 44,8%, y del segundo recorte desde que estalló la crisis, en 2008. rozan.

 

De los 379.972 trabajadores afectados por ERE en 2013, casi seis de cada diez, 224.370 trabajadores, se vieron envueltos en un procedimiento por causas económicas.

 

En 2012 y 2011, los trabajadores afectados por ERE aumentaron un 40,6% y un 13,5%, respectivamente, mientras que en 2008 y 2009 se registraron incrementos de tres dígitos, del 153% y del 270%. Sólo 2010 rompió con esa tendencia al registrar un descenso de los afectados, con 302.746 trabajadores inmersos en procesos de regulación de empleo.

 

También en 2013 por primera vez tras dos años de subidas bajaron las empresas afectadas por ERE y el número de expedientes. En concreto, las empresas inmersas en un procedimiento de regulación de empleo disminuyeron un 23% respecto a 2012, hasta un total de 21.228, en tanto que los expedientes se redujeron un 20%, hasta 28.415 procedimientos.

 

Tres de cada cuatro afectados (73%) por los procedimientos registrados el año pasado eran varones y el 27% restante, mujeres.

 

Por tipo de procedimiento, el número de trabajadores afectados por despidos colectivos descendió en 2013 un 15,1%, hasta sumar 70.351 trabajadores. En el caso de las suspensiones de contrato y reducciones de jornada los retrocesos fueron más pronunciados, del 22,1% y del 24,3%, respectivamente, hasta un total de 234.116 y 75.505 trabajadores afectados.

 

Del total de procedimientos registrados el año pasado, 26.607 contaban con acuerdo entre las partes, un 18,4% menos que en 2012, mientras que 1.808 se efectuaron sin acuerdo, un 38,1% menos.

 

Industria y servicios, los más afectados

La mayor parte de los trabajadores afectados por ERE autorizados/comunicados en 2013 provenían de la industria (189.140), con un descenso del 25,2% respecto al año anterior, y de los servicios, que recortaron un 12,9% la cifra de trabajadores afectados, hasta sumar 153.083. En la construcción, los afectados totalizaron 35.067 (-30,5%) y en la agricultura, 2.682 (-35,4%).

 

Por comunidades autónomas, las que registraron un mayor número de trabajadores inmersos en regulaciones de empleo en 2013 fueron Cataluña, con 68.287 trabajadores implicados (-22,1%); Madrid, con 50.954 afectados (+6,9%); País Vasco, con 42.449 implicados (-18,3%), y Comunidad Valenciana, con 36.838 trabajadores afectados (-32,5%).

 

En términos relativos, las regiones donde más descendieron los trabajadores afectados por ERE en 2013 fueron Murcia (-48,6%), La Rioja (-36,4%), Castilla y León (-35,8%), y Comunidad Valenciana (-32,5%).

 

 

El Banco de España cree que la moderación salarial es más intensa de lo que reflejan las estadísticas

elmundo.es, 26/02/2014

El Banco de España asegura en su último boletín económico que el proceso de moderación salarial que se inició en 2010 "podría ser algo más intenso" de lo que indican las estadísticas agregadas sobre costes laborales.

 

En un artículo en el que analiza el impacto de los cambios sufridos por el empleo sobre la evolución salarial, la institución que gobierna Luis María Linde señala que los salarios crecieron en términos reales durante la fase inicial de la crisis, en parte por las variaciones registradas en la composición del empleo.

 

Así, apunta que la crisis ha provocado un mayor peso relativo de los trabajadores con mayor formación y experiencia, quienes en promedio perciben salarios más elevados. A partir de 2008, coincidiendo con el inicio del proceso de destrucción de empleo, el efecto de la composición del empleo sobre los salarios empezó a aumentar "de manera significativa", según el Banco de España.

 

Concretamente, calcula que las variaciones en la composición del empleo habrían contribuido en 1,3 puntos porcentuales cada año del periodo 2008-2012 al incremento de las bases de cotización, lo que resulta "coherente" con el mayor peso relativo de los trabajadores con mayor remuneración media durante la crisis.

 

En este sentido, el organismo señala que los cambios en la composición del empleo registrados desde 2008 han sido "muy intensos" y, en general, "han estado sesgados hacia una pérdida importante del peso relativo de aquellos grupos con menores niveles salariales".

 

De esta forma, los trabajadores más jóvenes redujeron su participación en el empleo total en casi nueve puntos entre 2008 y 2012, y los extranjeros la recortaron dos puntos. Los trabajadores con menor nivel educativo disminuyeron su peso desde el 14,8% de 2008 al 10,2% en 2012, en tanto que la participación de los trabajadores con menor antigüedad en la empresa se redujo "con intensidad", como consecuencia del mayor impacto de la crisis sobre el empleo temporal. Así, los trabajadores con más de tres años de experiencia pasaron de representar el 61,7% del empleo en 2008 a un 73% en 2012.

 

Sólo a partir de 2010, precisa el Banco de España, los salarios comenzaron a mostrar un comportamiento "más acorde" con la debilidad del mercado laboral. La institución entiende que este proceso de moderación salarial puede ser más intenso de lo que reflejan las estadísticas sobre costes laborales.

 

Exención del IRPF: 400.000 personas se ahorrarán unos 49 euros al año

eleconomista.es, 26/02/2014

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) estiman que la ampliación del mínimo exento del IRPF hasta 12.000 euros brutos anuales supondrá una pérdida de recaudación de 19,7 millones de euros para las arcas públicas, lo que supondrá un ahorro medio de 49 euros al año.

 

En un comunicado, Gestha explica que la medida podría afectar a casi 402.000 personas si se incluyen asalariados y pensionistas con ingresos brutos de entre 11.121,2 y 12.000 euros al año, que son los que actualmente tributan.

 

Aunque el número de asalariados y pensionistas que perciben rentas inferiores a los 12.000 euros asciende a 12 millones, no todos se verán afectados por la nueva medida porque la gran mayoría -los que ganan menos de 11.121,2 euros al año- no tributan nada a Hacienda desde 2010.

 

Los técnicos han recordado que actualmente muchos colectivos están exentos del pago del IRPF, como son los pensionistas de más de 75 años que realizan la declaración individual o las parejas con dos hijos que presentan la declaración conjunta, casos en los que el mínimo exento supera los 12.000 euros brutos anuales.

 

Según el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, el anuncio fiscal ha estado envuelto en "cierta ambigüedad y confusión", por lo que habrá que estar pendientes de lo que finalmente se apruebe en la reforma fiscal, ya que el Gobierno no descarta elevar los mínimos personales por hijos y ascendientes.

 

Los empresarios solo pagarán 100 euros de cuotas al mes por los nuevos fijos

cincodias.com, 26/02/2014

En un sueldo de 20.000 euros brutos anuales la empresa se ahorrará 9.000 euros durante los dos años de rebaja
 Rajoy confirma que ya hay más afiliados a la Seguridad Social que hace un año

 

No se esperaban novedades en el terreno laboral entre los anuncios previstos para el debate sobre el estado de la nación, pero saltó la sorpresa. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció una importante rebaja de cotizaciones para las nuevas contrataciones indefinidas.

 

En concreto, con efectos a fecha de hoy mismo, se aplicará una tarifa plana de 100 euros mensuales en las cotizaciones por contingencias comunes que los empresarios pagan a la Seguridad Social cuando contraten a cualquier nuevo trabajador de forma indefinida, independientemente de su edad.

 

Solo habrá dos condiciones para disfrutar de esta rebaja: la primera es que dichas contrataciones supongan aumentar la plantilla en términos netos. Esto evitará que el empresario pueda despedir a unos para contratar más barato a otros. Y la segunda, que estén contratados al menos tres años.

 

Así, la tarifa plana se aplicará durante 24 meses, pero si a lo largo de estos dos primeros años o en el tercer año de contratación se produjera el despido del trabajador bonificado, el empresario debería devolver la parte de las cotizacioes que no ha pagado por acogerse a la medida.

 

La norma que aprobará el próximo viernes el Consejo de Ministros precisará que esos 100 euros se aplicarán a todas las empresas, independientemente de su tamaño. Asimismo, previsiblemente la ley exigirá –como lo hace habitualmente en este tipo de ayudas– que la compañía esté al corriente de pago en sus cotizaciones a la Seguridad Social; y no habrá podido realizar despidos colectivos ni despidos individuales que sean declarados improcedentes en los seis meses anteriores a la celebración de los nuevos contratos.

 

A efectos prácticos, el ejemplo que puso Rajoy durante su discurso es que en un sueldo bruto de 20.000 euros al año, el empresario debería abonar por la cotización por contingencias comunes 5.700 euros anuales y con la tarifa plana solo tendrá que pagar 1.700 euros al año durante dos ejercicios, con lo que se ahorrará 4.500 euros anuales o 9.000 euros en los dos años que dure la ayuda. De esta forma, la medida anunciada supondrá una rebaja del 75% de las cotizaciones que paga el empresario.

 

La regulación no afecta a la aportación del trabajador ni a la aportación empresarial por el resto de contingencias (desempleo, FOGASA y Formación Profesional), respecto a las que se aplicarán las reglas ya vigentes de cotización. Tampoco tendrá impacto en la cuantía de las prestaciones económicas a las que puedan tener derecho los nuevos trabajadores, que se calcularán aplicando el importe íntegro de la base de cotización, según aclaró después el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

 

Esta iniciativa se suma a la tarifa plana de 50 euros para todos los nuevos trabajadores autónomos independientemente de su edad, que también aprobó el Gobierno hace unos meses.

 

Más crecimiento

Como no podía ser de otra manera, la patronal CEOE-Cepyme recibió positivamente esta medida. Pero los sindicatos se apresuraron a criticar la rebaja de cuotas, “porque además de un golpe a los ingresos de la Seguridad Social, que se hará a costa de trabajadores y pensionistas, actuará en dirección contraria a lo demandado por los sindicatos, ya que si se quiere incentivar la contratación indefinida, habría que penalizar la contratación temporal”, advirtieron desde Comisiones Obreras.

 

Por su parte, UGT alertó que una vez que pasen los tres años de contratación que se exigen para mantener las ayudas recibidas en los dos primeros años, “los empresarios tendrán disponible la herramienta que les ha proporcionado la reforma laboral para permitir el despido de ese trabajador más fácil y más barato”.

 

Rajoy hizo este anuncio después de haber recordado la situación económica que encontró cuando llegó al Gobierno, a finales de 2011, con España al borde del precipicio, como rezaba uno de los titulares que rescató de la hemeroteca; y cuáles son en la actualidad los últimos indicadores de actividad, entre los que destacó la buena marcha de las exportaciones, el incremento de la inversión extranjera y el récord en turismo, entre otros.

 

Por todo ello y gracias a ese cambio de rumbo en la política económica, resaltó que después de nueve trimestres consecutivos de caída de la producción, de julio a septiembre de 2013 la economía española logró abandonar la recesión. Esta mejora se mantuvo al final del ejercicio y en este comienzo de 2014, lo que posibilitará, según confirmó el presidente, que el Gobierno revise al alza el cuadro macro que debe remitir a Bruselas el próximo mes de abril.

Así, la nueva estimación de crecimiento para este ejercicio será del 1% (frente al 0,7% inicial) y del 1,5% para 2015. El jefe del Ejecutivo se mostró convencido de que el sector exterior seguirá siendo el principal protagonista, con un saldo positivo en la balanza por cuenta corriente y de capital del 2% este año y del 2,5% en 2015.

 

“Todo ello nos permitirá avanzar en nuestro objetivo primordial: favorecer la creación de empleo. Este año se creará ya empleo neto, tanto en términos de contabilidad nacional, como en la encuesta de población activa (EPA)”, apuntó el presidente para acto seguido reiterar lo que ya había avanzado días atrás. “A día de hoy tenemos más afiliados a la Seguridad Social que en las mismas fechas de 2013”, remarcó Rajoy, aunque eludió dar la cifra concreta a la espera del cierre de febrero.

 

Además del problema del empleo, la reforma fiscal o las nuevas medidas que tratarán de mejorar el acceso al crédito de grandes y pequeñas empresas, Rajoy se refirió en su discurso a la modernización de las administraciones públicas, los incentivos a la internacionalización de las compañías, la apuesta por Europa y la corrupción.

 

Sobre este último aspecto, Rajoy mostró su confianza en que debe haber una respuesta “clara y contundente” para aquellos comportamientos que incumplan la legalidad. Es más, anunció la reforma de la legislación procesal en materia de corrupción “porque necesitamos más agilidad y eficacia en la actuación de los Tribunales de Justicia”. “Es necesario que la Justicia llegue a todos por igual, pero que lo haga a tiempo”, apostilló.

 

El Gobierno creará un fondo de capital riesgo para pymes

cincodias.com, 27/02/2014

Seis años después de la crisis, los principales indicadores de actividad empiezan a emitir con más o menos intensidad señales de recuperación. El PIB ha iniciado una etapa de crecimiento tras nueve trimestres en recesión, el paro empieza a bajar aunque sea de forma tímida y el comercio minorista toma aire tras más de tres años en caída libre. La asignatura pendiente sigue siendo el crédito, paralizado por la crisis, la morosidad y la reestructuración del sistema financiero. Consciente de que la financiación es imprescindible para que el PIB, el consumo o el empleo permanezcan en su actual senda, el Ejecutivo presentará este viernes un paquete de medidas con tres objetivos: fomentar la financiación, mejorar la liquidez empresarial e impulsar los préstamos fuera del canal bancario. Estas son algunas de las medidas que se incluirán.

 

Oxígeno a pymes

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció iniciativas vinculadas al capital riesgo y a las pymes. Fuentes empresariales consultadas por CincoDías revelan que el proyecto consistiría en la creación de un fondo de capital riesgo, similar al FondICO, en el que la aportación pública serviría para atraer inversión privada. En la primera convocatoria del citado instrumento se lograron apalancar 1.200 millones. Esas fuentes apuntan que el objetivo sería trasladar ese modelo a las pymes con el apoyo inicial del ICO. “Serviría para financiar proyectos empresariales, con un balance que no acepta la banca y que tradicionalmente son rechazados”. Una iniciativa similar a la de otros países de la UE, en el que, además de fondos para la innovación, también se buscan para emprendimiento.

 

Preaviso

Las pólizas a largo plazo han desaparecido y la gran mayoría de pymes se está financiando a través de pólizas a corto plazo. Las mayores exigencias a la banca está provocando un endurecimiento de las condiciones de esos préstamos que, en muchos casos, obliga a sus titulares a devolver el principal y el interés desde el primer recibo. Algo inasumible para un gran número de pymes, ahogadas por la falta de actividad y la morosidad pública y privada. Fuentes empresariales sugieren que lo que el Ejecutivo aprobará es un plazo mínimo de preaviso “de al menos tres meses” para el cambio de condiciones. “Lo que pretende es apretar las tuercas a las entidades financieras para que no corte de forma masiva las pólizas a corto plazo. Que una empresa no pueda hacer frente al principal no significa que no sea solvente”, apuntan.

 

Fondo de facturas

La falta de liquidez de las empresas ha obligado a muchas de ellas a llevar sus facturas impagadas a la banca para cobrarlas con un descuento. Esta fórmula, conocida como factoring o confirming, consiste en que las empresas presentan sus facturas a la entidad financiera, estas se las abona aunque no las haya cobrado y el beneficio que se obtiene es que se le hace un descuento sobre el importe total de la deuda. “En la actualidad es el principal mecanismo de financiación de las pymes”, subrayan. Lo que podría estar barajando es crear un mecanismo atractivo fuera del sector bancario para que gestoras multinacionales tuvieran un incentivo para empezar a comprar deudas empresariales con descuento.

 

Hipoteca mobiliaria

El Ejecutivo ya hizo algún avance en este asunto en la ley de Emprendedores, en las que estableció una parte inembargable del patrimonio para aquellos autónomos sujetos a un embargo. En lo que se está trabajando ahora es en un borrador de garantías mobiliarias con el fin de aunar una legislación dispersa y con el principal objetivo de que no solo las garantías inmobiliarias sean necesarias para la concesión de préstamos. Este texto no se presentará este viernes, sino que se tramitará en paralelo a la Ley Financiera, prevista para finales de marzo. El principal objetivo es que, por ejemplo, un agricultor pueda hipotecar sus futuras cosechas para lograr un préstamo o que un taxista pueda utilizar su para financiarse.

 

Ley ascensor

El Gobierno quiere poner en marcha la denominada Ley Ascensor, cuyo principal objetivo es facilitar la cotización en Bolsa de las pymes que ahora lo hacen en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). El diseño sobre el que trabaja Economía permitirá que las empresas adquieran billete de ida y vuelta, de modo que las empresas bursátiles que cotizan con tamaño y liquidez reducidos puedan, según adquieren más peso, entrar en el continuo. El MAB solo cuenta en la actualidad con 23 empresas participantes lo que impide, según el Ejecutivo, garantizar un crecimiento de ese mercado en el medio plazo.

 

Ley concursal

Evitar el concurso y facilitar las refinanciaciones. Esta es la filosofia que emana de un plan que busca que las empresas sobreendeudadas puedan pactar con la banca el canje de deuda por capital evitando la suspensión de pagos. Un proyecto que se enfrenta, por un lado, a las múltiples obligaciones que impone el Banco de España y el BCE a las entidades financieras para sanear sus balances y por otro al rechazo de la propia banca para provisionar esa deuda y al mismo tiempo no conocer la consideración que tendrá ese pasivo en el caso de que la compañía finalmente suspenda pagos.

 

 

Casi la mitad de las empresas que salen al exterior hacen rentable su inversión en cinco años

abc.es, 27/02/2014

Seis de cada diez compañías obtienen ya más del 50% de sus ingresos fuera de España

 

Salir al exterior se ha convertido en una alternativa real para las empresas españolas. Casi la mitad de las que los han hecho, en concreto el 45%, han rentabilizado su inversión en el extranjero en menos de cinco años, según el estudio «La internacionalización de la empresa española oportunidades y riesgos», elaborado por la Universidad de Alcalá para el área de seguros y previsión social de la Fundación Mapfre y presentado ayer.

 

El estallido de la crisis provocó una debilidad del conumo nacional que ha obligado a las empresas del país a buscar negocio fuera de nuestras fronteras. Prueba de ello es que, según datos del Ministerio de Economía, 143.314 empresas españolas son ya exportadoras, 43.000 más que en 2008, lo que ha permitido a España convertirse en el país de la Unión Europea en el que más crecen ahora mismo las exportaciones.

 

Esto ha elevado a su vez el porcentaje que representa el negocio foráneo sobre la facturación total. Así, y según el estudio de la Fundación Mapfre, seis de cada diez compañías obtienen ya más de la mitad de sus ingresos fuera de España. Por sectores, más de la mitad de las empresas con negocio foráneo pertenecen al sector industrial, por delante del sector agrario (23,3%), el comercio (16%) y la construcción (5%).

 

El informe señala en todo caso que hay trabas administrativas, financieras y estratégicas que continúan frenando la salida al exterior de muchas empresas, pese a la existencia de seguros que cubren los riesgos ligados a ese proceso y que por ahora solo contratan el 40% de aquellas compañías que dan ese paso.

 

La letra pequeña de la nueva tarifa plana para los trabajadores fijos

cincodias.com, 27/02/2014

P. ¿Quienes podrán acogerse a la nueva tarifa plana de 100 euros por contratar a trabajadores fijos?

R. Todos los empresarios, incluyendo a los autónomos que contraten asalariados. El único requisito es que la contratación suponga un aumento neto de la plantilla. Esto es, que la empresa tenga al menos un trabajador más que el día antes de acogerse la medida. Este requisito prevé evitar que el empresario despida a un trabajador fijo y contrate a uno nuevo con la rebaja. Así, la conversión de un temporal en fijo no estará, en principio, bonificada con esta ayuda.

 

 

P. ¿A qué parte de la cotización afectará esta tarifa plana?

R. Única y exclusivamente a la cuota patronal por contingencias comunes, que supone el 23,60% del salario bruto del trabajador. El resto de las cotizaciones de los nuevos contratos indefinidos deberán abonarse en los mismos términos que en la actualidad. Así, la denominada cuota obrera –que es la parte de la cotización por contingencias comunes que abona el trabajador– seguirá siendo del 4,70%.

Asimismo, se mantendrán inalterables las cotizaciones por desempleo (7,05% del que el empresario paga el 5,50% y el trabajador el 1,55%); las de formación profesional (0,7%, del que la empresa paga el 0,60% y el empleado el 0,10%); las del Fogasa (0,20% a cargo enteramente del empresario); y la cuota de accidentes de trabajo, según la peligrosidad de la actividad. Sumando todas ellas se obtiene una cantidad equivalente al 6,3% del salario bruto del trabajador.

 

 

P. ¿A cuánto ascenderá la factura de cotizaciones sociales en los nuevos contratos indefinidos?

R. A los 100 euros mensuales de la tarifa plana por contingencias comunes el empresario deberá sumar el resto de las cuotas descritas anteriormente, que en un sueldo de 20.000 euros anuales –que es el salario mediano según el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el ejemplo que utilizó Mariano Rajoy en su anuncio– suponen otros 105 euros mensuales. Así en este caso la empresa pagará unos 205 euros al mes en cotizaciones frente a los 500 que habría pagado sin la rebaja.

Si solo se cuenta la cuota patronal por contingencias comunes (que es la rebajada) el ahorro para el empresario de un salario que cotice por base mínima de los grupos 4 al 11 será de 78 euros al mes (936 euros al año). Y en los salarios más altos, que cotizan por base máxima, dicho ahorro será de 849 euros al mes (10.188 euros al año).

 

 

P. ¿Durante cuanto tiempo se disfrutará de esta rebaja?

R. En los primeros 24 meses del contrato. No obstante, el trabajador deberá estar contratado durante al menos tres años para que el empresario mantenga la rebaja. Si fuera despedido entre el mes 25 y el 36, el empresario deberá devolver todas las bonificaciones que ha disfrutado. Si el empleado fuera despedido a partir del mes 37, la empresa no deberá devolver nada.

 

 

P. ¿Esta rebaja será compatible con otras bonificaciones de Seguridad Social por contratación?

R. En principio, no. Aunque es algo que aún está estudiando el Ministerio de Empleo. Solo será compatible, con toda seguridad, con el incentivo fiscal de 3.000 euros por contratación del primer asalariado por parte de un autónomo. De hecho, fuentes de Empleo creen que dado el elevado numero de bonificaciones que existen, habrá casos en los que al empresario no le interese acogerse a la tarifa plana porque el disfrute de otras bonificaciones le resulte más rentable.

 

 

P. ¿Afectará esta rebaja de cuotas a las cuantías de las futuras prestaciones del trabajador?

R. No. El Ministerio de Empleo ha asegurado que las prestaciones (desempleo, pensión) “se calcularán aplicando el importe íntegro de la base de cotización”.

 

 

P. ¿Qué coste tendrá la medida para las arcas públicas?

R. Dependerá del éxito de esta iniciativa. En principio, la Seguridad Social dejará de ingresar una media de 7.000 euros por cada contrato indefinido nuevo durante sus dos primeros años de duración, siempre usando como referente el sueldo mediano de 20.000 euros anuales tomado por Rajoy.

Así, si el próximo año se realizara un volumen de contratos fijos similar al de 2013 (1,1 millones) y todos supusieran incremento de plantillas, la Seguridad Social dejaría de ingresar unos 4.000 millones respecto al pasado ejercicio. Sin embargo, los técnicos del Ministerio de Empleo están calculando si el aumento del número de contratos fijos que generará este incentivo servirá para compensar esta pérdida de ingresos. Es algo difícil de calcular ya que se desconocen los salarios de los futuros trabajadores, sin embargo, tomando como referente el citado salario mediano, haría falta casi duplicar el número de contrataciones indefinidas para que se produjera dicha compensación.

No obstante, fuentes de Empleo destacan que la compensación de este aumento de la contratación indefinida no llegará exclusivamente por la vía del pago de cotizaciones sino que todos esos nuevos contratados pagarán también IRPF y supondrán una renta familiar más que se traducirá en más consumo y más ingresos por IVA e impuestos especiales.

 

Ver otras semanas