El Gobierno creará un fondo de capital riesgo para pymes

Seis años después de la crisis, los principales indicadores de actividad empiezan a emitir con más o menos intensidad señales de recuperación. El PIB ha iniciado una etapa de crecimiento tras nueve trimestres en recesión, el paro empieza a bajar aunque sea de forma tímida y el comercio minorista toma aire tras más de tres años en caída libre. La asignatura pendiente sigue siendo el crédito, paralizado por la crisis, la morosidad y la reestructuración del sistema financiero. Consciente de que la financiación es imprescindible para que el PIB, el consumo o el empleo permanezcan en su actual senda, el Ejecutivo presentará este viernes un paquete de medidas con tres objetivos: fomentar la financiación, mejorar la liquidez empresarial e impulsar los préstamos fuera del canal bancario. Estas son algunas de las medidas que se incluirán.

 

Oxígeno a pymes

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció iniciativas vinculadas al capital riesgo y a las pymes. Fuentes empresariales consultadas por CincoDías revelan que el proyecto consistiría en la creación de un fondo de capital riesgo, similar al FondICO, en el que la aportación pública serviría para atraer inversión privada. En la primera convocatoria del citado instrumento se lograron apalancar 1.200 millones. Esas fuentes apuntan que el objetivo sería trasladar ese modelo a las pymes con el apoyo inicial del ICO. “Serviría para financiar proyectos empresariales, con un balance que no acepta la banca y que tradicionalmente son rechazados”. Una iniciativa similar a la de otros países de la UE, en el que, además de fondos para la innovación, también se buscan para emprendimiento.

 

Preaviso

Las pólizas a largo plazo han desaparecido y la gran mayoría de pymes se está financiando a través de pólizas a corto plazo. Las mayores exigencias a la banca está provocando un endurecimiento de las condiciones de esos préstamos que, en muchos casos, obliga a sus titulares a devolver el principal y el interés desde el primer recibo. Algo inasumible para un gran número de pymes, ahogadas por la falta de actividad y la morosidad pública y privada. Fuentes empresariales sugieren que lo que el Ejecutivo aprobará es un plazo mínimo de preaviso “de al menos tres meses” para el cambio de condiciones. “Lo que pretende es apretar las tuercas a las entidades financieras para que no corte de forma masiva las pólizas a corto plazo. Que una empresa no pueda hacer frente al principal no significa que no sea solvente”, apuntan.

 

Fondo de facturas

La falta de liquidez de las empresas ha obligado a muchas de ellas a llevar sus facturas impagadas a la banca para cobrarlas con un descuento. Esta fórmula, conocida como factoring o confirming, consiste en que las empresas presentan sus facturas a la entidad financiera, estas se las abona aunque no las haya cobrado y el beneficio que se obtiene es que se le hace un descuento sobre el importe total de la deuda. “En la actualidad es el principal mecanismo de financiación de las pymes”, subrayan. Lo que podría estar barajando es crear un mecanismo atractivo fuera del sector bancario para que gestoras multinacionales tuvieran un incentivo para empezar a comprar deudas empresariales con descuento.

 

Hipoteca mobiliaria

El Ejecutivo ya hizo algún avance en este asunto en la ley de Emprendedores, en las que estableció una parte inembargable del patrimonio para aquellos autónomos sujetos a un embargo. En lo que se está trabajando ahora es en un borrador de garantías mobiliarias con el fin de aunar una legislación dispersa y con el principal objetivo de que no solo las garantías inmobiliarias sean necesarias para la concesión de préstamos. Este texto no se presentará este viernes, sino que se tramitará en paralelo a la Ley Financiera, prevista para finales de marzo. El principal objetivo es que, por ejemplo, un agricultor pueda hipotecar sus futuras cosechas para lograr un préstamo o que un taxista pueda utilizar su para financiarse.

 

Ley ascensor

El Gobierno quiere poner en marcha la denominada Ley Ascensor, cuyo principal objetivo es facilitar la cotización en Bolsa de las pymes que ahora lo hacen en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). El diseño sobre el que trabaja Economía permitirá que las empresas adquieran billete de ida y vuelta, de modo que las empresas bursátiles que cotizan con tamaño y liquidez reducidos puedan, según adquieren más peso, entrar en el continuo. El MAB solo cuenta en la actualidad con 23 empresas participantes lo que impide, según el Ejecutivo, garantizar un crecimiento de ese mercado en el medio plazo.

 

Ley concursal

Evitar el concurso y facilitar las refinanciaciones. Esta es la filosofia que emana de un plan que busca que las empresas sobreendeudadas puedan pactar con la banca el canje de deuda por capital evitando la suspensión de pagos. Un proyecto que se enfrenta, por un lado, a las múltiples obligaciones que impone el Banco de España y el BCE a las entidades financieras para sanear sus balances y por otro al rechazo de la propia banca para provisionar esa deuda y al mismo tiempo no conocer la consideración que tendrá ese pasivo en el caso de que la compañía finalmente suspenda pagos.

 

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación