La crisis ha destruido tres de cada cuatro empresas creadas en el boom

En la etapa expansiva de la economía española, previa a la actual crisis, se crearon 334.264 empresas entre los años 1999 y 2007. Posteriormente, entre 2008 y 2013 se han destruido 184.044 sociedades, lo que, en términos netos, refleja la desaparición en las recientes recesiones del 74% de las compañías creadas en el anterior boom de la actividad en España.

 

Este dato se desprende del balance comparado entre estas dos etapas hecho por la patronal CEOE -titulado El esfuerzo de los empresariso en cifras- que, sin embargo, destaca el resultado positivo de esta comparativa al resaltar que tras el azote de la crisis aún perviven 86.664 empresas creadas en los anteriores años de bonanza.

 

Sin embargo, no todas las empresas registraron similar comportamiento. En contra de lo que se piensa habitualmente, las peor paradas no fueron las de menor tamaño sino aquellas que tienen entre 10 y 49 trabajadores. El saldo entre la creación de este tipo de compañías entre 1999 y 20007 y su destrucción entre 2008 y 2013 es el único negativo si la comparación se hace según tamaños de empresas, con 13.514 sociedades menos ahora que cuando comenzó la crisis.

 

En el resto de tramos por número asalariados, hoy sigue habiendo más compañías que en diciembre 2007. En este punto, las más perjudicadas tampoco fueron las más pequeñas, sino las medianas de entre 50 y 249 empleados, ya que, según el cálculo de CEOE, durante la crisis ha desaparecido el 88% del saldo positivo creado en el boom. Le siguen, ahora sí, las más pequeñas, con menos de 10 asalariados, que en los últimos cinco años han visto desaparecer el 65% de las creadas entre 1999 y 2007.

 

En cualquier caso, desde CEOE confirman que 2013 "marcó un cambio de ciclo tras la etapa más dura de la crisis, porque se frena la desaparición de empresas".

 

Empleo, también en positivo

En este mismo sentido, la patronal destaca que el balance de la contratación de trabajadores por parte de las empresas en estos dos periodos de la economía española también es positivo. Así, entre 1999 y 2007 se crearon 4,5 millones de empleos asalariados y en la actual crisis se han destruido 2,9 millones, lo que arroja un saldo neto favorable de 1,6 millones de trabajadores. De esta forma también se puede decir que la recesión ha destruido seis de cada diez puestos asalariados creados en la etapa expansiva.

 

Las empresas más favorecidas en materia de empleo han sido sin duda las más grandes (de más de 250 trabajadores). A pesar de que las dos recesiones sufridas por la economía española han destruido el 28% de los 1,6 millones de empleos generados entre 1999 y 2007 por estas compañías, hoy en día aún hay 1,2 millones más de trabajadores en grandes empresas que cuando comenzó la crisis.

 

Al igual que ha ocurrido con la evolución del número de empresas, las únicas sociedades que han destruido más empleo en los cinco últimos años que los que crearon a finales de los noventa y primera mitad de los 2000 son aquellas que tienen entre 10 y 49 trabajadores, que han perdido 279.215 afiliados a la Seguridad Social.

 

Menos bases imponibles positivas

La patronal hace también un análisis de la evolución empresarial en función de los impuestos que pagan las compañías. Así, aunque entre 2007 y 2011 (último año completo disponible en esta materia) las empresas declarantes del impuesto de sociedades aumentaron un 0,6% -pasando de 1.413 a 1.421 empresas-, las compañías con base imponible positiva disminuyeron un 32% en este periodo.

 

Pero, sin duda alguna, las empresas que más reforzadas han salido en el último ciclo recesivo son las exportadoras, que han crecido un 41,6% hasta las 143.614 compañías.

 


Comentarios

Deja tu comentario:



Normas de participación