Recomendaciones para conducir ante condiciones climatológicas adversas

La llegada de la Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA), ha irrumpido con fuerza en el tiempo veraniego que nos acompañaba hasta el momento en gran parte del territorio nacional, para dar paso a tormentas, lluvias intensas y granizo.

Se trata de una depresión atmosférica aislada en niveles altos, resultado del choque de una masa de aire frío en altura con aire caliente de la superficie, que genera inestabilidad atmosférica, hecho que favorece la formación de nubes que dan lugar a fuertes tormentas.

La conducción con lluvia requiere una mayor atención al volante. La mezcla del agua con el polvo y la grasa de la calzada hacen que ésta se convierta en un pavimento muy deslizante y peligroso. Además, la visibilidad se ve reducida y nuestra capacidad de reacción disminuye de manera considerable.

La Dirección General de Tráfico (DGT), en el “Balance de accidentes de tráfico laborales producidos en 2018”, recoge como un total de 249 personas perdieron la vida, 47 más que en 2017, lo que implicó un aumento del 23%, según datos del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Los datos lo reflejan: la lluvia es el fenómeno meteorológico adverso que más accidentes provoca. En el año 2018, se produjeron 69.938 accidentes con baja (un aumento del 4% respecto a los datos de 2017) con el resultado de 136 muertes de trabajadores que se dirigían a casa o al trabajo (in itinere) y 113 muertes de trabajadores dentro de la jornada laboral (en misión).  La cifra más alta de los últimos siete años.

Con la llegada de este fenómeno meteorológico, el riesgo de accidente se multiplica. Para reducir el riesgo, Egarsat quiere recordarte algunas recomendaciones importantes para la conducción que te permitirán circular con seguridad:

Conducción tranquila y suave: la conducción con lluvia aumenta la tensión al volante por lo que, ante trayectos largos, se recomienda reducir el tiempo entre parada y parada para descansar. La fatiga en la conducción es una mala aliada. También resulta de vital importancia evitar cambios bruscos de dirección y de velocidad, además de frenazos.

Duplicar la distancia de seguridad: sobre una carretera mojada, el coche necesita más distancia para detenerse sin peligro.

Seguir la huella del coche precedente: los neumáticos a su paso secan la carretera, por lo que nos aseguraremos conducir por la zona más seca de la calzada.

Suavidad y anticipación al frenar: reducir la velocidad de forma paulatina hasta que el vehículo quede parado en su totalidad, además de anticipar la frenada. Se recomienda no frenar sobre las marcas viales pintadas en el asfalto, ya que con la lluvia el vehículo pierde adherencia al circular sobre la pintura blanca volviéndose muy resbaladizas.

  • Adecuar la velocidad: reducir la velocidad nos permitirá tener mayor capacidad de reacción ante cualquier imprevisto o maniobra extraña que se produzca a nuestro alrededor.

    velocidad

Reaccionar con seguridad ante el efecto aquaplaning: reducir la velocidad, evitar frenar bruscamente y sujetar con firmeza el volante. A más velocidad, mayor riesgo de sufrir aquaplaning.

Evitar el empañado de los cristales: conectar los sistemas de climatización disponibles – aire acondicionado o climatizador- para desempañar los cristales y evitar el vaho.

Activar los limpiaparabrisas y mantenerlos en buen estado: utilizar la velocidad apropiada del limpiaparabrisas y asegurarnos que, tanto delanteros como traseros, están en buen estado. 

Mantener neumáticos, frenos y amortiguadores en perfecto estado: permiten afrontar la conducción bajo la lluvia de manera mucho más segura y fiable. Es fundamental circular con unos neumáticos en perfecto estado, con una presión correcta y una profundidad del dibujo adecuada.

  • Activar las luces de cruce o cortas: cuando llueve se reduce la visibilidad, por lo que es necesario encender las luces para ver y ser vistos. Se recomienda revisar previamente el reglaje de las luces.

    camión lluvia

La lluvia aumenta en un 7% la siniestralidad en las carreteras, por lo que la principal regla ante condiciones climatológicas adversas es la prudencia. Quizás no estemos preparados para el mal tiempo en estos días de verano, pero no debemos bajar la guardia.

Si te desplazas frecuentemente por motivos laborales, no olvides descargar gratuitamente nuestra App Viajar seguro, en la que podrás encontrar 40 buenas prácticas.

Ofrece un visión integral de los desplazamientos ya que aborda desde aspectos de gestión organizativa hasta aquellos propiamente preventivos como son la seguridad, la higiene y buenos hábitos, la ergonomía y temas psicosociales.

No olvides inscribirte a la jornada de sensibilización «Seguridad Laboral Vial: el plan de movilidad» No dudes y asiste a los eventos que hemos preparado para ti. 

viajar seguro