Reanimación cardiopulmonar: una vida en tus manos

Print Friendly, PDF & Email
 

La parada cardíaca o parada cardiorrespiratoria (PCR) se define como la interrupción súbita, inesperada y potencialmente reversible de la respiración y la circulación sanguínea espontáneas.

Se trata de un problema de salud de gran magnitud constituyendo la primera causa de muerte en el mundo occidental.

La muerte súbita cardíaca representa el 20% del total de los fallecimientos en los países desarrollados, provocando diez veces más muertes que los accidentes de tráfico.  La mayoría de las muertes súbitas cardíacas, 8 de cada 10, suceden fuera del ámbito sanitario.

En España, se producen unas 30.000 paradas cardiorrespiratorias anuales fuera del hospital, con una media de supervivencia entre el 5% -10%.

 

«Cuando se trata de una parada cardiorrespiratoria, hacer algo, es mucho mejor que no hacer nada»

 

El tiempo es de vital importancia cuando hablamos de un suceso como la parada cardíaca ya que, cada minuto que pasa una persona en parada cardiorrespiratoria, disminuye sus posibilidades de supervivencia en torno  a un 10%; por ese motivo, una intervención temprana dentro de los 3-5 primeros minutos puede aumentar las posibilidades de supervivencia a más del 50%.

Si supiéramos qué hacer ante una posible muerte súbita cardíaca, todos los ciudadanos del mundo podríamos salvar una vida.

 

Y tú ¿sabrías cómo actuar?

 

Ante una posible parada cardiorrespiratoria, es fundamental llevar a cabo una serie de acciones encadenadas denominada ‘Cadena de Supervivencia’.

Los 4 eslabones de la cadena de supervivencia son:

  • Reconocimiento precoz de la parada y solicitar ayuda al 112 para alertar.
  • Realizar RCP de calidad de forma precoz para mantener.
  • Desfibrilación precoz para la recuperación del corazón.
  • Cuidados post-resucitación prestado por los servicios de urgencias y emergencias para estabilizar.

 

Cadena de Supervivencia

cadenadesupervivencia

Fuente: Recomendaciones para la Resucitación 2015 del Consejo Europeo de Resucitación (ERC)

 

Cuando nos encontremos ante una persona que puede estar sufriendo una parada cardiorespiratoria el algoritmo de actuación es el siguiente:

  • Aproximación segura, acercarse con cuidado a la víctima asegurándose  de que no hay peligro ni para ella ni para nosotros mismos.
  • Comprobar si la víctima responde, preguntarle si se encuentra bien y sacudirle suavemente por los hombros.
  • Si la víctima no responde, hay que valorar si respira. Para ello, hay que asegurar la apertura de la vía aérea mediante la maniobra frente-mentón. Comprobaremos si la víctima respira con normalidad viendo si hay movimientos del pecho, oyendo si hay sonidos respiratorios y sintiendo la respiración.
  • Si la víctima no responde y no respira con normalidad, llamar al 112. Si estamos solos llamaremos nosotros; y si estamos acompañados pediremos a alguien que lo haga. Se activará la función “manos libres” y se indicará claramente la existencia de una víctima inconsciente que no respira y la iniciación de la RCP.
  • Realización de la RCP. Se realizarán 30 compresiones en el centro del pecho a un ritmo de 100 – 120 por minuto, seguidas de dos insuflaciones de rescate habiendo abierto previamente la vía aérea. Continuar con las compresiones torácicas y las respiraciones con una relación 30:2. Si no sabemos realizar las respiraciones de rescate, realizaremos únicamente las compresiones.

 

Algoritmo Soporte Vital Básico / Desfibrilación Externa Automatizada

 

Si donde nos encontramos existe un desfibrilador, nada más corroborar que nos encontramos ante una víctima inconsciente, que no respira con normalidad, y haber avisado al 112, se priorizará su uso. Si estamos solos, iremos a buscar el desfibrilador; si estamos acompañadas, empezaremos a realizar RCP y la otra persona irá a buscar el desfibrilador. En el momento que llegue el desfibrilador, se encenderá y seguirán las instrucciones.

 

algoritmosoporte

Fuente: Recomendaciones para la Resucitación 2015 del Consejo Europeo de Resucitación (ERC)

 

Cuando los testigos presenciales de la parada cardiorrespiratoria saben qué hacer, las probabilidades de supervivencia son de 2 a 3 veces mayores; pero la realidad, es que solo 1 de cada 5 personas saben cómo actuar en este caso.

Por este motivo, cuantas más personas conozcan qué acciones pueden llevar a cabo cuando se produce esta situación, y sean capaces de actuar de forma temprana y eficaz, más vidas salvaremos entre todos, ya que un  50% de los casos de muerte súbita ocurren bajo la presencia de alguna persona.

 
Si te ha gustado la lectura, te recomendamos el siguiente vídeo:

Equipo de Gestión Preventiva
Dirección de Mutualista