Walking Meeting: reuniones de trabajo saludables

Volvemos del verano e inundamos nuestra agenda con nuevas reuniones para ponernos al día, retomar temas que habían quedado inacabados  o empezar nuevas iniciativas que se nos han ocurrido durante el periodo de vacaciones.

Tenemos la energía y motivación necesarias para afrontar nuevos retos pero puede que nos cueste adaptarnos otra vez a la rutina laboral y a estar sentados en la oficina o sala de reuniones por largos periodos de tiempo.

Por eso, la vuelta al trabajo después de las vacaciones es una buena oportunidad para realizar algún cambio de hábitos y empezar a tener reuniones caminando.

Y no solo por seguir disfrutando del aire libre y el buen tiempo, sino también porque este tipo de reuniones son altamente beneficiosas para nosotros y para nuestro entorno de trabajo principalmente por tres motivos:

1 | Aumenta la sinceridad y promueve la expresión de opiniones de forma abierta:

En una reunión donde el objetivo es tomar una decisión o  encontrar una solución innovadora a un problema, queremos que los participantes hablen sin cohibirse.

Caminar ayuda a que los empleados bajen un poco la guardia y sientan que hablan de igual a igual, así este tipo de experiencia más relajada les ayuda a sentirse lo suficientemente cómodos como para compartir sus pensamientos y opiniones con cualquier otra persona de su equipo u organización.

2 | Ayuda a pensar de manera creativa:

Frederick Nietzche decía que “Todos los pensamientos verdaderamente grandiosos son concebidos andando” y es que caminar parece ser un catalizador para aportar una perspectiva distinta a cualquier situación.

La inspiración outdoors  es usada por cualquier tipo de perfil profesional pues el caminar, el aire libre, la naturaleza y los cambios de escenario nos llevan a tener una mayor actividad cerebral y una mayor capacidad de aportar ideas y soluciones innovadoras a cualquier proyecto o situación que se nos presente.

3 | Beneficia a nuestra salud:

Los profesionales hoy en día permanecemos una media de 9,3 horas por día sentados, más tiempo que durmiendo donde la media suele estar alrededor de las 7,7 horas diarias.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recoge en su artículo «Inactividad física: un problema de salud pública mundial» como el sedentarismo es una epidemia global y recomienda un mínimo 150 minutos semanales de actividad, que vendrían a ser unos 20 minutos diarios.

Ya en enero de 2018, desde Egarsat, indicamos en nuestro artículo «Beneficios de la práctica de ejercicio físico en cada edad» que está demostrado que la “la actividad física practicada con regularidad reduce el riesgo de cardiopatías coronarias y accidentes cerebrovasculares, diabetes de tipo II, hipertensión, cáncer de colon, cáncer de mama y depresión”.

Caminar de manera regular no solo tiene beneficios físicos, sino también numerosos beneficios mentales como reducir el nivel de estrés, potenciar la creatividad, mejorar el humor y eliminar tensiones.
reunión escalera
 
Pero,  ¿cómo organizamos un walking meeting o una reunión caminando?

No todas las reuniones son aptas para esta modalidad, pero para innovar, tomar decisiones, team building o solucionar problemas, los walking meetings son una alternativa ideal.

 
Para organizar un buen walking meeting es necesario tener en cuenta lo siguiente:
1 | Grupos pequeños:

Hay quien es capaz de realizar walking meetings multitudinarios, pero estas reuniones, y sobre todo en su fase inicial de implementación en la empresa, no están pensadas para grandes grupos, creemos que un máximo de tres personas es lo óptimo.

2 | Planifica la ruta:

Aunque te encante improvisar, sorprender y descubrir nuevos caminos, en este caso no es recomendable hacerlo. Saber con antelación donde y como será la ruta, te ayudará a dar cumplimiento a una de las máximas de las reuniones eficaces: limitar su duración a un tiempo determinado.

3 | Comunica:

Comunica a los participantes, como será la reunión. No todo el mundo tiene porqué sentirse cómodo con esta modalidad y, en cualquier caso, permitirás que las personas que te vayan a acompañar se pongan ropa y zapatos cómodos para caminar o lleven ropa para cambiarse si fuera necesario.

  • Informal o diferente no es sinónimo de ineficaz, y en cualquier modalidad adoptada, no preparar una reunión con antelación puede redundar en un despropósito o fracaso, además de resultar una pérdida de tiempo para todos los participantes

    reunión planificación

4 | Comparte el objetivo:

Como en cualquier otro tipo de reunión se debe informar a los participantes cuál es el objetivo de la convocatoria. Comparte los objetivos de la reunión con las personas involucradas, los documentos y cualquier información que deban conocer de antemano para que asistan preparados y podáis abordar el tema a tratar de manera inmediata.

5 | Toma notas de la reunión:

Ya sea a través de notas de voz con el móvil, enviándote un correo electrónico o creando un acta posterior a la reunión, anota los puntos más importantes de la reunión y recuerda compartirlos con tu equipo.

Cada vez son más las empresas que adoptan esta nueva práctica que, además de tener múltiples beneficios para la salud, resulta factible y sencilla de implementar.